Juanjo Piñera tomará posesión como nuevo concejal de Vox en Cieza

El exfuncionario de empleo, que denunció a los concejales de su partido por acoso laboral, suplirá la vacante dejada tras la dimisión de María Dolores Carrillo

Javier Gómez Bueno

A principios del mes pasado dimitía de su cargo María Dolores Carrillo, concejala de Vox en Cieza y número 2 de la lista municipal del partido, alegando «motivos familiares y laborales”.

Desde ese momento, según la legislación vigente, se presuponía, aunque no estaba confirmado, que el cargo de edil vacante pasaría al siguiente de la lista con la que Vox concurrió a las elecciones municipales de 2019, el número 3, que es Juanjo Piñera.

Finalmente, Juanjo Piñera tomará posesión del cargo esta noche durante la celebración del Pleno municipal de abril. El asunto no estaba claro desde la dimisión de Carrillo ya que mantiene en la actualidad una confrontación con los representantes del grupo municipal de su partido, Juan Antonio Piñera y la dimitida María Dolores Carrillo, a quienes denunció, en un expediente abierto en el Ayuntamiento de Cieza hace unos meses, por acoso laboral cuando ejercía el cargo de funcionario de empleo (asesor del partido y persona de confianza en el Consistorio). Asimismo, fue cesado por Juan Antonio Piñera de sus funciones, con conocimiento por parte de la dirección nacional de Vox, mientras se encontraba de baja laboral.

Juanjo Piñera declaró a esta redacción cuando se conoció la dimisión de Carrillo que “para mí sería un privilegio representar a Vox como concejal de Cieza”, aunque aseguró que tomaría la decisión cuando se recuperase del cuadro de ansiedad que “me provocó el acoso laboral que padecí”.

El que será nuevo edil de Vox denunció que sufrió acoso laboral por parte de los dos concejales de la formación política, Juan Antonio Piñera y María Dolores Carrillo, en su puesto de trabajo en el Ayuntamiento de Cieza. Denuncia que presentó en el Ayuntamiento y por la que se abrió expediente.

Según Juanjo Piñera, el acoso se manifestó también a través de insultos, injurias, tratos degradantes y acusaciones falsas sobre su persona: “Fui espiado; recibí mensajes anónimos vía telefónica por mi cometido en el Ayuntamiento con el objeto de sentirme culpable; me hicieron trabajar durante mis vacaciones y fuera del horario laboral; y fui acusado por el portavoz de ser un infiltrado delante de los afiliados, todo ello provocando que no pudiera conciliar mi vida familiar con la laboral”.

Por su parte, el líder local Juan Antonio Piñera afirmó, tras la dimisión de Carrillo, que en el caso de que el cargo vacante de concejal lo ocupase Juanjo Piñera cada uno desempeñaría sus funciones con independencia del conflicto existente en la actualidad entre ambos.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario