Editorial

CIEZA ANTE EL CORONAVIRUS

La pandemia mundial del coronavirus nos ha planteado un paisaje ante el que nunca nos habíamos situado en la historia de la democracia española. Toda España, y Cieza no es una excepción (lógicamente), se encuentra en estado de alarma. La ciudadanía se encuentra recluida en sus domicilios, salvo para las excepciones que contempla la ley.

Nos encontramos ante un escenario inédito que requiere lo mejor de nosotros mismos como sociedad. Requiere que sacrifiquemos nuestros hábitos, trabajos y costumbres por el bien común, principalmente por el nuestros mayores que son la población de riesgo y por el de nuestros conciudadanos que sufren patologías y/o problemas respiratorios, que también los son. Requiere nuestra empatía y el mayor de los sacrificios por el conjunto de la sociedad, y Cieza y su población lo está realizando, con un gran esfuerzo, en líneas generales. Esto a lo que, quizás, no le demos ahora el valor que en un futuro, cuando echemos la vista atrás, nos hará sentirnos orgullosos de nosotros mismos como sociedad; una sociedad empática con el conjunto general de la misma.

Por otro lado, las medidas para paliar la inminente crisis económica que va a seguir a la sanitaria no se han hecho esperar. Y no era para menos, ya que la situación excepcional así lo requiere. Son, sin lugar a dudas, las medidas más sociales que se han lanzado en España. Algo lógico porque nunca nos habíamos enfrentado a una situación de este calado. El gobierno progresista no quiere desproteger a nadie (ni trabajadores ni empresas) ante la crisis económica que provocará el coronavirus. Pretende que sea un bache en la economía y evitar el estancamiento.

En el ámbito local, el gobierno municipal también ha reaccionado con celeridad retrasando pagos de impuestos y devolviendo tasas. El objetivo es el mismo: paliar los efectos de la crisis económica en la que nos sumergirá el confinamiento y la paralización de la actividad productiva.

Ahora es el momento de que toda la sociedad (incluidos los partidos políticos) actúe con unidad ante el enemigo común: el covid-19. Lo contrario sería una deslealtad con el conjunto de la ciudadanía. Ya tendremos tiempo de analizar si las medidas son efectivas y si han llegado a tiempo o no.

Finalmente, desde estas líneas, solo queda animaros a cumplir las medidas del estado de alerta y resaltar el valor que está demostrando la sociedad ciezana. Hay esperanza en el horizonte y el coronavirus será vencido. Debemos mostrar un comportamiento ejemplar ante la adversidad, como hicieron nuestros antepasadas a lo largo de la dilatada Historia de Cieza. Por el bien común de los ciezanos y las ciezanas. Unidos lo conseguiremos.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario