Una carta al director denuncia el «desamparo» de los estudiantes ciezanos

Estudiantes desamparados

P.R.R.

En plena época de exámenes los estudiantes de Cieza nos encontramos día a día con una situación de desamparo por parte de las autoridades locales, en la cual es muy difícil hacer nuestro trabajo, que es estudiar. Hay muchos motivos que dificultan el estudio en la biblioteca y salas de estudio de Cieza, pero el que estamos viviendo en estos momentos es la gota que colma el vaso.

Los problemas que dificultan nuestra tarea de estudio no son nuevos ya que llevamos conviviendo con ellos mucho tiempo y a esos problemas hoy se suman problemas nuevos, como es el exceso de estudiantes y el escaso aforo de 18 personas que tenemos los estudiantes para toda Cieza, ya que por la tarde no abre la biblioteca y la sala de estudio Miguel Delibes permanece cerrada desde hace meses por falta de acondicionamiento, por lo tanto por la tarde solo permanece abierta la sala de estudio del pabellón Juan José Angosto.

Esta situación provoca que la sala de estudio del pabellón Juan José Angosto se abarrote cada tarde de estudiantes en sus puertas, llegando a juntarnos casi 40 personas de las cuales solo pueden entrar a estudiar 18, y esto tiene como consecuencia que el conserje se encuentre en una situación, la cual no es de su competencia, que es decidir quién entra y quién no. Otro problema es que por parte del ayuntamiento no se cumplen los horarios establecidos de apertura de dicha sala por la mañana y eso nos resta mucho tiempo de estudio. Y el último de los “nuevos problemas” (parece cómico tener que utilizar esta expresión) es que la sala de estudio ha estado casi el mismo tiempo abierta que cerrada en esta época de exámenes, porque cierra fines de semana y festivos. Además de estos problemas, arrastramos problemas desde hace mucho tiempo en esta sala como que el aire acondicionado se rompe cada dos por tres y en pleno invierno hemos tenido que ir con calefactores de nuestras casas para no pasar frio, otro problema es que prometieron instalar wifi para poder tener mejores herramientas  de estudio, pero casi un año después seguimos sin él y, para terminar, la puerta y las persianas llevan rotas desde hace varios años.

Por ello, los estudiantes queremos hacer las siguientes peticiones a las autoridades competentes de más a menos urgentes. Lo primero es que se pongan las pilas y nos escuchen, porque hasta ahora por mas reivindicaciones que hemos hecho, por más veces que llamamos al ayuntamiento o a la Concejalía de Juventud, solo nos hemos encontrado con dos respuestas, silencio o “eso no depende de mí”. En segundo lugar, pedimos la habilitación de nuevas salas de estudio para descongestionar la única sala de estudio que está abierta ahora mismo y que acondicionen la sala de estudio Miguel Delibes a todas las medidas necesaria para la prevención del covid-19. En tercer lugar, queremos que la sala de estudio no cierre fines de semana y días festivos, y para esto proponemos una solución. Es fácil: que vuelvan al antiguo sistema de apertura de la sala, que era la llamada a un número que te abría automáticamente la puerta y si su preocupación es que se supere el aforo de personas, no se deberían preocupar por ello, puesto que si ya han reducido el aforo no van a entrar más personas de las permitidas, básicamente porque no tienen sitio. Y por último, que las salas de estudio tengan un buen mantenimiento, se controle con habitualidad las averías de aire acondicionado, puertas, persianas y cisterna del inodoro. Que las autoridades se pongan las pilas y respondan a nuestras exigencias porque es su deber, y no deberían permitir que los estudiantes tengamos que llegar a este nivel de enfado y descontento.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario