José María Cámara: “708 días sin la Pasión en Cieza”

   Fotografías de José María Cámara Salmerón

ENTREVISTA

De la mano del “cofrade y soñador” ciezano repasamos esta Semana Santa atípica

Miriam Salinas Guirao

Cieza se ha quedado en silencio. No hay cera en las calles, no corren túnicos al reclamo de la procesión, no arde el incienso. Al menos fuera de las casas. La crisis sanitaria ha bloqueado la Semana Santa de Cieza, y con ello, la dicha de tantos cofrades que trabajan durante todo el año. Dentro, suenan las marchas, se reviven momentos y se mantiene la pasión.

Para ponerle voz al sentimiento hemos querido contar con las palabras del “cofrade y soñador” José María Cámara Salmerón.

Cámara anunció que iba a hacer  público su archivo personal en su canal de Youtube, una lista de reproducción con más de 120 vídeos de la Semana Santa de Cieza. Desde 2012 hasta 2014. Actos extraordinarios, pregones, conciertos, traslados, procesiones, conferencias… No es la única contribución de este ciezano. Durante todo el año alimenta sus redes, difunde y trabaja, da luz y crea cientos de contenidos relacionados con su sentimiento cofrade.

Pregunta: Esta Semana Santa atípica marcará la historia cofrade, ¿cómo la está viviendo?

R: Sin lugar a dudas lo excepcional de la situación merece actos excepcionales. La realidad es que parece que estoy en Cuaresma, me explico; a lo largo de estos días estoy procesando fotografías de Semana Santa de otros años, para compartirlas en redes sociales, ando leyendo los pregones de otros años, especialmente el de Fernando Molina (2011) y el del pasado, de Antonio Morales, y por supuesto, siempre en contacto permanente con mi grupo de amigos, con los cuales, a través de aplicaciones, comentamos las procesiones que se retransmiten en 7RM. En cuanto a la fe, en casa tengo una pequeña Dolorosa con la cual reflexiono los momentos de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo, y a la cual le rezo por todos aquellos que en estos momentos necesitan consuelo y un poco de nuestros Cristos y Vírgenes.

En el aspecto emocional, es difícil explicarlo con palabras. Es un sentimiento encontrado y difícil de explicar. Viernes de Dolores fue un día de lágrimas, un día duro sin lugar a dudas.

P: La situación impuesta por la crisis sanitaria a raíz de la pandemia del Covid-19 ha obligado a mirar hacia dentro, hacia la memoria. ¿Qué es lo que más recuerda de la Semana Santa de Cieza?

R: Sin lugar a dudas, ver las procesiones con mis amigos; además de  los pequeños momentos que conforman la Semana Santa de Cieza para mí. Momentos como el sonido del cornetín de la OJE en la tarde del Viernes de Dolores, las tortas de la Cañeta antes de las procesiones, las carreras por Angostos para llegar a la procesión, ponerle la túnica a una amiga o el saludo fraternal con la gente que llevas tiempo sin ver. Pero tampoco me olvido de las miradas de fe de la gente, el consuelo que suponen para los ancianos las imágenes o los recuerdos que encierran. Y por supuesto, recuerdo mucho a mi amigo Pepe Paco.

P: Amenizar el letargo y el silencio con marchas procesionales ha sido una tónica, ¿cuáles son sus favoritas?

R: Siempre he sentido especial predilección por ‘Jerusalén’ de José Vélez, y por supuesto, como cofrade ciezano, por ’Semana Santa Ciezana’ de Gómez Villa. Aunque debo reconocer que desde la suspensión de las procesiones la he escuchado una o dos veces. No soy capaz de escucharla, me ahogan los sentimientos.

P: ¿Cuál es la rutina de Semana Santa en el confinamiento?

R: Como bien decía antes, esta Semana Santa está siendo una Cuaresma para mí. Las mañanas las paso realizando tareas de mi labor docente, proceso alguna foto de otras Semanas Santas, como y me echo la siesta, y en cuanto mismo comienzan las retransmisiones de la 7, me conecto para compartirlas con mis amigos. Y, como decía en una de las preguntas anteriores, antes de dormir rezo ante mi devoción particular por todas aquellas personas que necesitan luz y consuelo en estos momentos.

P: Uno de sus escritos recientes, dice así: “¿Dónde quedan las diez campanas del despertar? ¿Dónde quedan los callejones de la Era esperando a Cristo? ¿Dónde queda esa Madre rota de dolor cuando el reloj de la Basílica marcha las doce de la noche? ¿Dónde están las palmas que pintan el Paseo al son de los Dormis? ¿Dónde está el repique a gloria cuando sale la Gloria de Cieza en la tarde de Palmas? ¿Dónde está esa mujer que cansada de la vida reza el Vía Crucis? ¿Cuándo nos vas a dejar volver a verte, frente a frente, en nuestras calles? ¿Dónde están los pasos del Tercio en el Callejón de la Hoz? ¿Dónde está la voz rota que pregunta por Jesús, El Nazareno? ¿Dónde está ese resplandor de pasión que es la Oración? ¿Dónde están los acordes de los Dormis en la Calle Cartas? ¿Dónde está San Juan que en los Egios no lo veo? ¿Dónde está esa mujer que de Magdala viene a la Pasión en Cieza? ¿Cuándo nos vas a devolver todo lo que has convertido en lágrimas?” En el horizonte, la Semana Santa 2021, antes, ¿cómo afronta la espera?

R: Sin lugar a dudas, la espera se va a hacer bastante larga, 708 días sin la Pasión en Cieza son muchos días, no lo vamos a negar; pero me consuela profundamente que, en mí y en mi ambiente, la Semana Santa nunca se va. Siempre estamos viendo vídeos, preparando nuevos proyectos, soñando con las procesiones o escuchando marchas procesionales. Creo que no paro ni cuando voy a la playa en verano. En resumen, y como le gusta decir al presidente de la Junta de Hermandades Pasionarias de Cieza: una nueva Semana Santa de Cieza comienza a prepararse el mismo Domingo de Resurrección.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario