Editorial

      Imagen de Doble Ele Studio

LOS PRESUPUESTOS MUNICIPALES DE CIEZA 2020

El equipo de Gobierno de Cieza ha presentado los nuevos presupuestos municipales para este año 2020. Los mismos han estado condicionados por la pandemia del covid-19. Tanto es así que se suspendió la elaboración del borrador que se estaba llevando a cabo y se modificó, sustancialmente, para acondicionarlo a la nueva situación de excepcionalidad que nos está tocando vivir y, por supuesto, para acondicionarlo a la crisis económica que trae consigo la sanitaria.

En este sentido, se puede afirmar que, en estas circunstancias, el gobierno ciezano lleva a término una apuesta solidaria, social y atrevida. Se incrementa el gasto público en un 14%, principalmente dirigido a políticas sociales, a la inversión y al fomento del empleo. El único capítulo que se reduce es el de las subvenciones a las asociaciones y colectivos, pero, sin embargo, no se reducen a aquello/as que tienen un fin social. Son unos presupuestos arriesgados, y valientes, con los que se pretende ayudar a las clases más desfavorecidas, siempre castigadas y con una pandemia de por medio todavía más acentudas; a las empresas; y a los autónomos.

Son arriesgados porque, por fin, una administración toma medidas keynesiasnas, dejando de lado las últimas impuestas (la austeridad) por el neoliberalismo, que solo sirvieron para dejan en la cuneta a la gente de a pie y favorecieron a las clases más pudientes y a las grandes empresas que no abogan por la justicia social y evaden asumir sus responsabilidades tributarias.

Estos presupuestos son una firme apuesta por la igualdad social que en otras ocasiones, en el siglo pasado, funcionaron y sacaron a flote la economía. Queda por ver cómo resultan estos presupuestos, pero cualquier apuesta firme por la redistribución de la riqueza, que la tenemos, y por llevar a cabo una acción justa y social será bien recibida. La otra cara de la moneda ya la vimos en la crisis de 2008, y no fue para nada agradable al conjunto de la ciudadanía ciezana, y, además, fue una crisis duradera.

Por otro lado, comentaremos un asunto que refleja el funcionamiento de la administración regional. El pasado 10 de marzo, la Comunidad Autónoma de la Región de Murcia decretó que los tractores agrícolas de más de 40 años y que no tuvieran elementos de protección no podían transferirse, excepto por herencia. Esta normativa dejó a los agricultores con poca extensión de cultivo en una situación precaria, ya que no podían adquirir medios mecánicos baratos para cultivar sus tierras.

La CARM intentó enmendar este error, aunque la solución que ofreció resultó irrisoria. El jueves 20 de junio se retractó y a las 19:57 de ese día permitió dicha adquisición, pero solo hasta las 00:00 horas del sábado 22, cuando concluía el estado de alarma. De esta forma, dejaban un margen irrisorio para llevar a cabo los trámites, que, además, incidía en la conciliación familiar de los gestores, que han venido soportado, administrativamente, todo el peso del estado de alarma con los edificios públicos cerrados y, ahora, se le sumaba que se encontraban en la recta final de la campaña de la renta y del pago de los impuestos trimestrales de las empresas y autónomos. Este hecho parece una falta de respeto tanto a los agricultores como a los profesionales. ¿Acaso no se percataron de esta situación durante los casi 100 días que duró el estado de alarma? La gestión pública y los temas que afectan directamente a los ciudadanos no se deben dejar a la improvisación propia del estudiante que quiere hacer los deberes el último día.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

One thought on “Editorial

  1. Juan Pedro Ruiz Guerrero

    Estos presupuestos se presentaron a casi los 7 meses del comienzo del año, el gobierno presenta un presupuesto que, según la ley, hubiese debido presentar el primero de enero. Aunque ha sido un año caracterizado por 2 situaciones de grave emergencia, como fue la DANA, y la actual pandemia, es un ejemplo más de la mala gestión de este gobierno.

    También es un presupuesto de más de 1000 páginas que se dió a la oposición con poco más de una semana para examinarlo. Esto es la definición de este gobierno de “cooperar” y “trabajar juntos”, de “ser serios” palabras del Concejal Moya dirigidas a la oposición.

    Dicho eso, es un presupuesto que refleja, por lo menos en números, las necesidades del municipio. Pero lo que nos preocupa es la gestión del presupuesto. ¿Pero, serán de nuevo, palabras bonitas que los hechos desmentiran? Cabe recordar que el año pasado se presentaron cifras similares, pero al gobierno se le “olvido” de gastar 1.500.000€ presupuestados. Así es fácil de enorgullecerse de un “superávit debido a la buena gestión del gobierno.” Es de fácil como el consejero delegado que hecha a la puerta la mayoría de su personal y se enorgullece de haber minimizado sus costes e incrementado sus beneficios, despreocupado por el bienestar futuro de sus empleados y la empresa. En nuestro caso, ese 1.500.000 pudiera haber acabado con los malos olores, haber servido para limpiar el municipio, y mucho más. Pero este gobierno prefiere hablar del superávit resultado de su supuesta buena gestión, despreocupado por el estado actual y futuro del municipio y el bienestar de los ciezanos.

    Así que los hechos hablan más que las palabras. Por ejemplo, el descuido e ineficiencia de este gobierno es evidente en la mala gestión del concejal Saorín en los terrenos urbanos. Una vez más, y por tercer año consecutivo, el concejal presupuesta 50.000€ para erradicar el descuido de los terrenos urbanos, una de las principales preocupaciones de nuestro grupo, y que responde a las muchas quejas de los vecinos. ¡¡¡El problema es, que el año pasado también se presupuesto estos 50.000 €, pero solo se gastó 2.000€!!! O sea, aún con presupuesto y la fórmula legal para poder limpiar los solares le sobró 48.000 euros. Veremos si este año cumple con su presupuesto o sigue con su famoso “estamos en ello”.

    Lo mismo se puede decir del Gobierno que afirmó durante todo el pasado año que ‘‘hacían todo lo posible’’ para que Cieza sea una ciudad más limpia, una ciudad que quiere hacer de turismo internacional el concejal Moya. Pero, insisto, que el año pasado dejaron de gastar 1.500.000€ en los menesteres de limpieza de la vía pública, recogida de residuos, y parques y jardines. 1.500.000€. ¿Eso es hacer todo lo posible señores del Gobierno? ¿Eso es hacer de Cieza una ciudad con la mejor cara para los turistas, Sr. Moya?

    ¿Y qué decir de la gestión del Alcalde, Pascual Lucas, que promete acabar con los malos olores del inexistente colector de Ascoy, pero no hace nada?

    Cieza necesita invertir en un nuevo Plan de Ordenación Urbana que desarrolle más suelo industrial en lugar de invertir en infraestructuras ineficiente y de dudoso valor para el municipio pero que permite hacerse la foto semanal. Esto permitiría a las nuevas generaciones emanciparse en este municipio con un coste razonable y con facilidad para desarrollar su actividad laboral o empresarial. Sobre este asunto, no hay ni un solo céntimo en el Presupuesto.

    Anunciar y presupuestar unas inversiones que nunca llegan a tiempo de ejecutarse no es servir al municipio y sus vecinos. Eso sí, sirve a enorgullecerse al final del año del superávit debido a la buena gestión del gobierno. 1.500.000 que podría haber servido para que este municipio haga cara al siglo XXI mirando hacia el siglo XXII.

    Srs. del gobierno, a ver si hacen sus deberes, que están pendiente desde hace años.

    EJECUCIÓN PRESUPUESTO 2019 (CIFRAS LLAMATIVAS QUE SE DEJARON DE GASTAR)

    Pavimentación calle Santa María  117.356
    Recogida de basuras  87.132
    Gestión de residuos sólidos  98.570
    Limpieza viaria  771.205
    Parques y jardines  590.476
    Repoblación Atalaya 37.500 (igual de inicial)
    Difusión cultural  53.179
    Caminos rurales  25.644
    Caminos rurales DANA  132.151 (igual de inicial)
    Ejecución subsidiaria  47.943 (de 50.000)

Escribir un comentario