Una vivencia personal del covid en Cieza

El nuevo

Alberto Caigüelas Medina

Lo conocí hace aproximadamente un año, aunque sinceramente ya había oído hablar de él antes.

Al principio, no lo tomaba en serio, pensé en que esto eran habladurías de la gente y que quedaría en una simple anécdota.

Pero no. Poco a poco,  se fue colando en nuestras vidas, silencioso, pero a una gran velocidad.  No sabíamos por dónde cogerlo, era nuevo para nosotros, todo lleno de incógnitas: que si por un lado, atacaba de una manera más cruel, que si a veces, apenas se dejaba ver…

Así, hasta que realmente descubrimos su potencial, era y es bastante listo, digo que es porque no sé si por naturaleza tiene estas características, o porque verdaderamente ha sido manipulado para ser así. Todavía tengo mis dudas, llámenme  loco si quieren, o conspiranoico; pero está claro que se dedicó y sigue dedicándose a hacer mucho daño.

No tengo ninguna duda de que al final se va, pero despista. Recordemos que en verano, nunca mejor dicho, parece que se tomó unas vacaciones y que ya no volvería, pero no, como es tan terco y tan malo decidió volver para hacer más daño todavía.

Ha tocado a muchas familias, ha arruinado a pequeñas y grandes empresas, se ha metido con los más vulnerables, llevándoselos antes de tiempo, truncando vidas antes de tiempo, deshaciendo sueños de muchos de ellos, cortando relaciones, haciendo todavía más difíciles las despedidas. Porque nos dejas solos, sin nadie alrededor, limitando las relaciones entre los demás, jodiendo vidas, pero lo gracioso (ironía) es que hay gente que todavía no lo toma en serio. Piensan que es ficticio, inventado, sacado de una película de ciencia ficción. Pero amigos,  muchas veces la realidad supera a la ficción, y en este caso no ha sido menos.

Llegó la Navidad y todos nos creíamos inmunes, (o casi todos), que en casa no entraba. No tenías ese poder, pero sí lo tiene.

Todo este recorrido hasta que ha llegado a mi vida, me ha atacado a mí y a los míos y eso no se lo permito, no está en mi mano el que se vaya, el que desaparezca, pero pienso que si me cruzo con él, cara a cara…Mejor lo dejo ahí.

A mí me ha tocado, me ha mermado físicamente, de momento psicológicamente no ha podido, aunque la locura de los hombres es algo que siempre está ahí.

Solo deseo poder despertar de esta pesadilla cuanto antes, volver a ver las cosas como eran antes de que viniera, porque lo que está haciendo con nosotros no tiene nombre.

Espero que no se vuelva a cruzar en nuestras vidas. Maldito covid-19.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

One thought on “Una vivencia personal del covid en Cieza

  1. Luis Carlos Roldán Simón

    Amigo Alberto, buenos días. Para ser el primer artículo, te ha salido genial.
    Me ha encantado y claro, como he entendido te ha tocado de cerca, pues todo fluye mucho mejor.
    Desde la experiencia se transmite fenomenal.
    !!!Enhorabuena!!! Un abrazo.

Escribir un comentario