Un ciezano dedica una carta a un amigo

Amigo

Alberto Caigüelas Medina

Según la RAE: Afecto personal, puro y desinteresado, compartido con otra persona, que nace y se fortalece con el trato.

¿Qué es un amigo? Persona en la que puedes confiar, contar tus penas, tus alegrías, tus inquietudes, tus planes de futuro, tus momentos de nostalgia de tiempos pasados que ya no volverán, pero tiempos que hemos vivido y disfrutado al máximo.

Esas personas que se consideran amigos se pueden contar con los dedos de las manos, o al menos eso creo yo.

Sinceramente, tengo uno muy especial. Sé que no está cerca por motivos de trabajo, pero lo tengo siempre presente y es parte de mí, parte de mi familia y parte de mi vida.

Es esa persona a la que no me arrepiento de haber conocido, y que creo que nuestros caminos se juntaron porque el destino nos los tenía preparado y nos tenía que juntar sí o sí.

¡Qué decirte, amigo, que no sepas! Que somos uña y carne que sabes que podemos estar lejos pero al mismo tiempo muy cerca, que podemos estar sin vernos tres, cuatro o incluso seis meses y que no pasa nada, que en estos tiempos de covid sabemos que hemos estado unidos igualmente.

Nos conocimos cuando apenas teníamos cinco años y mira si ha llovido desde entonces, 30 años juntos, pues no ha llovido nada desde entonces…

Todavía tengo en mente las tardes que nos pasamos echando nuestras partiditas al pc y las tardes interminables de jugar al fútbol, de decir el último que meta gol gana, y después de estar cuatro horas jugando y como si nada, después de decir dónde vamos a jugar y decir el sitio, llamarnos y dejarlo todo por ir a echar el rato.

Nuestra Semana Santa, esos momentos vividos que se quedan siempre en la memoria, nuestras tardes de ir a entrenar y pasar más frío que los pingüinos.

Como he dicho antes, sabes de sobra que eres una parte muy importante en mi vida y así lo demostramos cuando te hicimos “padrino”.

Y tú dirás: “¿Y todo esto a qué viene?” No sé, son cosas que ya sabemos y que me apetecía plasmarlas en papel.

Muchas gracias amigo por estar siempre ahí para lo que haga falta: ayer, hoy y siempre.

Gracias RO.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario