Un año sin “las contaminantes quemas agrícolas contra heladas en la Vega Alta”

Ecologistas en Acción lamenta que “sean las condiciones climatológicas, y no el control de las autoridades, lo que haya evitado nuevos episodios de contaminación que ponen en riesgo a la población”

Crónicas de Siyâsa/Ecologistas en Acción

Por primera vez desde 2014, explican desde Ecologistas en Acción, “no se ha registrado ni un solo episodio de contaminación por la quema masiva de balas de paja y botes de parafina en la comarca de la Vega Alta”. Una práctica que desde hace años, se ha convertido en habitual durante los meses de febrero y marzo en explotaciones agrícolas, y que la organización ecologista viene denunciando desde entonces.

Sin embargo, lamentan, el motivo por el que este año los habitantes de poblaciones como Cieza o Abarán no se han vuelto a ver atrapados, durante horas, “en una densa nube de humo contaminante”, no es el control por parte de las administración regional y local “sobre este tipo de prácticas (prohibidas), sino el azar”.

Y es que este invierno las temperaturas mínimas no han bajado de los cero grados, y por tanto es la primera vez en 6 años que no se registran episodios de contaminación por este tipo de quemas agrícolas que se realizan cuando las heladas coinciden con la floración de variedades de fruta extratemprana. Variedades que, explican, “se han introducido contra toda lógica en los últimos años en una zona en la que lo normal y previsible es que el termómetro baje de los cero grados durante esos meses”.

Las quemas contra las heladas provocan inmensas nubes de humo que alcanzan a los núcleos de población cercanos como Cieza, el más afectado, “disparando los niveles de contaminación hasta valores extremadamente altos (se han registrado concentraciones de PM10 de hasta 915 microgramos/m3, cuando el máximo permitido es 50 microgramos/m3), y poniendo en riesgo a la población, tal como vienen advirtiendo desde hace tiempo las autoridades sanitarias”.

Para la organización ecologista no cabe duda de que, “si se hubieran alcanzado temperaturas negativas, se habrían repetido los episodios de contaminación debido a la pasividad de las autoridades frente a estas prácticas”. De hecho, advierten, “en el mes de enero algunas fincas ya estaban preparadas para quemar”. Y recuerdan que, sólo el invierno pasado (2019), se recurrió a estas quemas hasta en 4 ocasiones.

Esta “pasividad” de las administraciones ha llevado a la organización ecologista a registrar una queja ante el Defensor del Pueblo, quien actualmente tiene abierta una investigación sobre la actuación de la Comunidad Autónoma y el Ayuntamiento de Cieza, y también recientemente ante el Comité de Peticiones del Parlamento Europeo.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario