Pepe Bello se plantea problemas sociales con motivo de su cumpleaños

Por mi cumple

Estoy escribiendo esto a lunes 4 de marzo de 2019. Es el día de mi cumpleaños y me ha dado curiosidad qué tipo de Trending Topics en Twitter me iba a encontrar, supongo que nada especial. Los cumpleaños están demasiado infravalorados. Por supuesto, siempre copan los primeros puestos #FelizLunes y #FelizSemana, y yo confío plenamente en que así será. Marzo, inevitablemente, reaviva todo lo que todavía tiene las cenizas juntas.

Pero los altibajos forman parte del devenir de las horas, y el tercer TT es #paro. Y el 4 de marzo de hace 37 años, Francisco Umbral publicaba: «Anda ahora una encuesta sobre el paro universitario que, en principio, viene a recordarnos que éste es un grave caso nacional, aunque las abrumadoras estadísticas nos hagan ocuparnos más, a periodistas y políticos, del paro obrero. Grave error, porque, como dijera una vez Laín y yo he recordado mucho, «el problema de la universidad es el problema de las clases medias españolas». Y si el paro obrero lleva al marxismo, el paro pequeño burgués lleva casi siempre al fascismo, no lo olvidemos».

Y el 8M, este viernes, cada año va cogiendo más fuerza, y confío que a la vez vaya generando más consciencia. Y también sale una encuesta hoy sobre que la única generación de mujeres que no se consideran feministas en su mayoría son las de entre 35 y 55. Otra vez la generación de la transición, esa que vio todos los problemas resueltos en la llegada de la democracia, y no inculcó un sentimiento de seguir mejorando y peleando por construir una sociedad mejor, más justa. La brecha que ve cualquiera que haya ido de mani, las abuelas que vivieron posguerra y dictadura y saben en lo que puede derivar este jugueteo con el fascismo de los señoritos; y las nietas, que solo conocen el valor democrático y ven inviable no seguir sosteniéndolo, aupándolo y luchando por no perder ni un derecho conseguido conscientes de tantos pasos dados a lo largo de la historia.

Quizás el comprar por Amazon a diario, o el poder pagarle una propina menor que el precio de un café a un repartidor de Glovo nos haga creer que somos burgueses. Pero nada más lejos de la realidad. Así que por mi cumpleaños me voy a pedir ser consciente de mi condición, de mi realidad.

Porque mientras sigamos sintiendo vergüenza de ello, estamos perdidos. Ya que según Ricardo Romero: “La única minoría peligrosa es la rica”.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario