Pan dormido, que la torta ya la traemos de casa, por Higinio Morote

Pan dormido, que la torta ya la traemos de casa

Piensa esto: cuando nos regalan un reloj, nos regalan un pequeño infierno florido, una cadena de rosas, un calabozo de aire. No nos dan solamente el reloj; que te dure mucho porque es de una estupenda firma: Suiza con áncoras de rubíes. Ah vale, vamos bien, nos regalan ese menudo picapedrero que ataremos a la muñeca como un cruel recordatorio, nos regalan -no lo saben, lo terrible es que no lo saben -que nos regalan un nuevo pedazo de frágil y precario nosotros mismos; algo que es nuestro, pero no es nuestro cuerpo que hay que atar a nuestro cuerpo con su correa como un bracito desesperado colgándose de nuestra muñeca. La necesidad de darle cuerda a diario para que siga siendo un reloj. Nos regalan la obsesión de atender la hora exacta, la hora exacta: que nos recuerda que hoy en la calle sobra mascarillas y faltan capuces. Nos recuerda todo lo que hemos perdido este año, sobre todo tiempo, sobre todo brillo, sobre todo y sobre nada… Semana Santa.

Este “señor” que les escribe ama y odia la Semana Santa con la misma intensidad.

Supongo que así se escriben las historias de amor ( del bueno)

Ama y odia a la vez el recorte de la luz de una vela sobre un trono.

Ama y odia a la vez también la suerte de joyeros de las vírgenes en sus camarines.

Ama y odia a la vez el estruendo y el silencio…a la vez.

Pero creo que estamos en el tiempo: de que hace mucho tiempo que las cosas dejaron de ser como eran, para ser como son.

Por tanto mucha “Virgen del Valle” para el alma.

Y recordad nadie nos ha regalado un reloj,  nosotros somos lo regalado y lo ofrecido para el cumpleaños de ese reloj, mientras tanto el minutero nos redoblará como tambores en los oscuros recodos de la memoria…

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario