Nueva remesa de Antonio Balsalobre

Lo real y lo virtual

El Museo del Esparto de Cieza atesora vivencias y objetos antiguos, pero siguiendo la proclama de Rimbaud quiere ser también “absolutamente moderno”. Por eso se ha virtualizado y digitalizado con la tecnología más avanzada. Por eso ha querido subirse de los primeros a ese tren que viaja hacia un futuro inquietante y maravilloso a la vez.  De modo que ya puede ser visitado con el Tour virtual en 3 D de 360º, con un solo click, sin moverse de casa y desde cualquier parte del mundo, solo accediendo a su página web https://www.museodelespartocieza.com/. Un Tour inmersivo, interactivo y envolvente que proporciona al usuario la sensación de estar realmente en su interior y que constituye, además, una potente herramienta didáctica. No por ello, y esto es importante subrayarlo, este museo dejará de ser un museo vivo, siempre apegado a las visitas presenciales. Porque aquí lo real y lo virtual no se oponen, sino que se complementan.

Autoindulto

Sin ni siquiera haber ganado las elecciones, López Miras va a cambiar las reglas del juego. Va a modificar una ley que le perjudica. Una ley, probablemente de las más sensatas que tenemos, instaurada por Alberto Garre, que limita el mandato del presidente a dos legislaturas, y que le impedía por lo tanto repetir como jefe del ejecutivo. Con la ayuda de tránsfugas bien remunerados, el actual líder del PP tumbará pues una norma aprobada por unanimidad en la Asamblea Regional, instrumentalizando las instituciones para acomodarlas a los intereses de su partido. Bien mirado, no va a hacer otra cosa que anular la “condena” que supone para él no poder mantenerse en el poder. Pero, a diferencia del indulto a los condenados por el procés que busca, en aras de la convivencia, como reconoce hasta el propio presidente de la patronal CEOE, reconducir una situación difícil para España, Miras solo persigue con su autoindulto saciar ambiciones personales.

Distopía

Me espera los próximos días la lectura de ‘La anomalía’, de Hervé Le Tellier, ganador del Goncourt y éxito de ventas en Francia. Mientras me llega el libro, abro boca con una entrevista al autor publicada en Bibliobs. Sin desflorar la trama de esta novela futurista 2.0 que trata sobre dobles vidas, fingimientos, la inversión del tiempo o el eterno retorno, Le Tellier, matemático y lingüista entre otras muchas cosas, se explaya acerca del auge actual de la ficción especulativa y la distopía (“utopía negativa” o sociedad hipotética indeseable), sobra las que pivota su obra. Una fascinación por lo apocalíptico, que sin ser nueva, se ha visto, es verdad, incrementada en los últimos tiempos por la pandemia y el auge de las tecnologías. Aunque solo sea por esta frase, me pirro por empezar su lectura. “Nadie vive lo suficiente para saber hasta que punto nadie se interesa por nadie”. Distópico, ¿verdad?

Convivencia

Todo ocurrió en la etapa de Rajoy pero son otros los que tienen que venir ahora a sacar políticamente las castañas del fuego. O por lo menos a intentarlo. A Rajoy, el govern le montó dos referéndums ilegales mientras sesteaba entre puro y mensajes a Bárcenas, entre sobres de quinientos y operaciones de espionaje a sus adversarios. De modo que el grave problema territorial que atenazaba a España en tierras catalanas pasó a ser también, por abulia política, entre otras cosas, un problema judicial. Y donde había un conflicto, ahora hay dos. Con valentía, Sánchez se propone coger al toro por los cuernos, aunque le aticen unos y otros. Los que sestearon y los que aprovecharon el sesteo para sublevarse. Ojalá que este indulto por la convivencia y la concordia sirva para empezar a cerrar la herida que se abrió el 1-O.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario