Lucas Villa, el ciezano voluntario en las pruebas del remedio contra el VIH

ENTREVISTA

El Hospital General de Valencia es uno de los 57 centros sanitarios de todo el mundo que forma parte de este ensayo 

Miriam Salinas Guirao/Javier Gómez Bueno

El ciezano José Luis Lucas Villa, guionista, que actualmente trabaja en los servicios informativos de la radio televisión pública valenciana, forma parte de un estudio crucial. Partió hace diez años hacia Valencia para estudiar y se quedó, aunque no deja de visitar su tierra. Lucas Villa es consciente: “Esto es algo histórico”, una vacuna quiere ser la cura para el VIH. Para CDC (Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades) el VIH es un agente patógeno que ataca el sistema inmunitario del cuerpo. Si no se trata, puede causar SIDA (síndrome de inmunodeficiencia adquirida). No hay en la actualidad una cura eficaz, aunque se puede controlar.

Pero tras años de lucha, un remedio quiere detener la infección para siempre. El Hospital General de Valencia forma parte del gran estudio mundial en el que participan 57 centros sanitarios. El ciezano José Luis Lucas Villa participa en la tercera fase de la vacuna, la comprobación del efecto. “La dirección de las pruebas en este centro sanitario valenciano corre a cargo del jefe de Enfermedades Infecciosas, el doctor Miguel García Deltoro. (…) Para inscribirse en este estudio es requisito indispensable ser hombre o persona transgénero, mantener relaciones sexuales con hombres o personas transgénero, tener una edad de entre 18 y 60 años y no estar contagiado de VIH. También es necesario estar dispuesto a que se les realicen controles médicos periódicos, a recibir asesoramiento y a que se le efectúen análisis de detección del VIH de manera regular Lo único que saben los que se someten a estos ensayos clínicos en tercera fase es que un 50% de las inoculaciones son placebo”, recoge ‘Las Provincias’ con respecto al estudio.

Pregunta: ¿Cuál es tu percepción actual sobre la epidemia de VIH?

Respuesta: Quiero decir que no soy una persona con VIH, no soy activista en ninguna asociación, solo soy un paciente en este estudio, por lo que por la apropiación de la causa no sé si soy la persona más apropiada para hablar. Con distancia pienso que el VIH es una enfermedad que lleva 40 años con nosotros, que ha supuesto un final muy desagradable para muchas personas y que la investigación de tratamientos y vacunas ha tardado en desarrollarse y ha estigmatizado a las personas que la sufren. Sobre todo por la manera en que se propaga: el sexo sin protección, por tener una prevalencia en personas homosexuales, porque las relaciones de penetración anal suelen darse con menos protección que las vaginales por la contracepción, por consumo de drogas, por muchas cosas… por lo que las personas con la enfermedad sufren mucha estigmatización, durante los 90 fue una barbaridad. Las personas homosexuales hemos tenido especial miedo y hemos sentido la espada de Damocles. Pienso que todavía hay mucho prejuicio. Ahora hay tratamiento retroviral con una pastilla diaria que no solo impide que se desarrolle la enfermedad sino que ha llegado un momento en el que las personas que están tomando el medicamento retroviral no pueden contagiar. Ahora mismo la mayoría de persona en tratamiento tienen una carga viral indetectable, por lo tanto no pueden transmitir la enfermedad, incluso teniendo sexo sin protección con sus parejas no pueden transmitir la enfermedad. Además, desde hace un año la Seguridad Social tiene bajo prescripción  la profilaxis de pre-exposición que es un tratamiento para personas sin VIH que previene que puedas adquirir la enfermedad; creo que se ideó para que la gente VIH- pudiese tener relaciones con los VIH+ sin ningún medio, sin embargo la eficacia de los antivirales ha hecho que quede reducido a una medida profiláctica para prostitutas pues tomándola las posibilidades de contagio son residuales.

P: ¿Por qué decidió presentarse voluntario para la vacunación?

R: Decidí presentarme como voluntario porque me parece una cuestión histórica: la necesidad de una vacuna que proteja contra el VIH a nivel mundial, sobre todo  en países desfavorecidos, o en grupos de riesgo donde el acceso al tratamiento retroviral no es sencillo. Un hito histórico en el que he tenido la posibilidad de inscribirme, un estudio que ayuda al desarrollo de una vacuna para el VIH. Es una causa histórica. Me lo pensé porque tenía que adquirir unos  compromisos con el grupo de estudio clínico pero decidí participar.

P: ¿En qué consiste el proceso de experimentación?

R: En inocularte la vacuna, cuatro dosis, y que un equipo médico de Enfermedades Infeccionas del Hospital General de Valencia controle el proceso. Tengo que  informar sobre posibles efectos adversos y me miden los parámetros en sangre, sobre todo la generación de anticuerpos contra el VIH. He podido haber caído en un grupo placebo y que me pinchen agua estéril salinizada, como nos informaron, pero consiste en eso: te pinchan la vacuna o un placebo y te miden los parámetros y van viendo los efectos.

P: ¿Cuándo cree que se conocerán los resultados?

R: El estudio dura alrededor de unos dos años y a partir de que se completen todas las rondas, que terminarán aproximadamente en 2023, mínimo se tardará un año o dos en verificar resultados y hacer, si todo sale bien, de la vacuna un producto comercial. Por lo tanto: mínimo 3 años, si la vacuna funciona para pasar a disposición comercial.

P: ¿Cree que supondrá un avance para eliminar o controlar la enfermedad? 

R: Por supuesto, un avance no, cambiará el mundo. Va a cambiarlo. La enfermedad de transmisión sexual más difícil de combatir por el sistema sanitario y por nuestro cuerpo. Es prácticamente, a excepción de algunos tipos de hepatitis, una de las pocas enfermedades crónicas, infecciones crónicas, que se pueden adquirir por vía sexual y por otras vías, pero cambiará el mundo. Si tienes la suerte de estar en el primer mundo, este virus te obliga a estar tomando un tratamiento diario de por vida, y a estar sometido a revisiones periódicas, y si vives apartado del sistema sanitario o en otros países…normalmente aboca a tu muerte, si no hay tratamiento, esta enfermedad suele resultar mortal. Es tremendo. Si esta vacuna sale, va a cambiar el mundo.

P: ¿Cómo está llevando el proceso? ¿Ha supuesto un cambio en su vida?

R: Lo estoy llevando bien, nunca había participado en un proceso como este, que no sé si lo que estoy notando en mi cuerpo es alergia o se debe a la vacuna. Hay que hacer un poco una labor pedagógica: he podido haber notado un poco de estigma porque me he propuesto voluntario, porque continúa siendo un tabú hablar de esto. Y no soy una persona positiva, no quiero hablar en nombre de este colectivo. Yo consulté con mi pareja, con ms padres, sentí cierto nerviosismo. No sé si estoy notando efectos secundarios o en realidad me inocularon un placebo. Y me siento abrumado por la respuesta viral de mi comentario en redes sociales, al hacer público que formaba parte del estudio, porque me escribieron muchas personas mensajes de esperanza, otras no lo entendieron muy bien. También me dio coraje que personas positivas me preguntaran si era para ellas cuando se trata de un tratamiento preventivo no para infectados, pero bueno, ojalá dentro de poco otros tratamientos salgan adelante y esta infección por este virus quede en anécdota.

P: Vive fuera de Cieza, ¿visita la localidad con frecuencia?

R: Voy mucho a Cieza, siempre he conservado la idea de tener mi vida caliente en la ciudad, es decir, yo sigo teniendo un grupo de amigas en Cieza y mínimo bajo una vez al mes. Ahora con la pandemia es más difícil pero tengo muy buena relación con mi familia y cada tres semanas suelo estar por allí. Adoro Cieza, mi campo, adoro salir a correr por la Atalaya… en Valencia no tengo esto.

P: ¿Qué proyectos profesionales está desarrollando?

R: Es un reto formar parte de un informativo diario: es muy cañero el ritmo de los informativos, cada día aprendes, coges tablas, mejoras tus aptitudes y más en una lengua que no es materna, como es el valenciano. Luego, yo me considero guionista, escribo ficción e intento vender la ficción que escribo. Produje un corto en Cieza, ahora estoy escribiendo mi tercera serie, que ojalá pueda presentar a productores pronto, y ojalá pueda desarrollar un programa de televisión para la cadena en la que trabajo.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario