Los Juegos Florales en Cieza

La historia en la localidad de unos certámenes literarios y artísticos y que tuvieron su origen en la antigua Roma, dedicados a la diosa Flora

José Olivares García

A finales del siglo XIX y en el primer tercio del XX, la vida cultural y económica de Cieza experimenta un auge y esplendor difíciles de repetir, que trasforma la población, situándola entre las que más actividad cultural desarrolla en la Región de Murcia y fuera de ella. Muestra de esta aseveración es el gran número de periódicos que en esas fechas se publican, además de una extensa  programación  de  eventos literarios y árticos.

Con el presente artículo, sólo pretendo dar unas pequeñas pinceladas que contribuyan en la medida de los posible a  descubrir esta  fructífera época  de la historia de Cieza, además de alimentar el sentimiento de orgullo hacia  el pasado cultural de nuestra ciudad, del que todo/as los ciezano/as, somos heredero/as y responsables de su trasmisión a generaciones venideras.

Origen y evolución de los Juegos Florales

Los Juegos Florales fueron unos certámenes literarios y artísticos, que tuvieron  su origen en la antigua Roma dedicados a la diosa Flora. Su celebración era anual desde 173 a. C. También fueron llamados Floralia. Estos, como otros juegos romanos, tenían un origen pagano además de mundanos. Posteriormente, fueron adquiriendo un aspecto más religioso e ideológico a la vez que  formativo.

En el siglo XIV y en la zona de la Occitania en la actual Francia, comienzan a celebrarse, en 1323 y hasta 1484, los denominados Juegos de la Gaya Ciencia, que posteriormente pasaron al resto de la península Ibérica.

En síntesis, los Juegos Florales que se organizaron a lo largo de toda la geografía española fueron fundamentalmente certámenes poéticos, en los que se donaban tres premios mayores a las poesías presentadas sobre temas patrióticos o regionalistas, religiosos y amorosos. Temas que venían definidos por los antiguos lemas ya utilizados en los orígenes de estas justas: ‘Patria’, ‘Fides’ y ‘Amor’. 

Orígenes de Los Juegos Florales en Murcia

En Murcia capital los Juegos Florales comenzaron a celebrarse en 1875. La iniciativa la llevo D. Javier Fontes y Ponte, madrileño residente en Murcia y buen conocedor de la historia de esta Región. Un dato que indica la importancia de estos certámenes es, por ejemplo, que en 1901 el mantenedor fue el Nobel de Literatura D. José de Echegaray. En 1902 se celebraron los juegos Florales de Murcia coincidiendo con la coronación de Alfonso XIII, en esta ocasión contaron con un mantenedor de excepción, D. Miguel de Unamuno y Jugo, que realizó un discurso ensalzando los valores patrióticos. En este año los Juegos Florales, a la par que el modernismo, se extendió por toda España. La prensa de la época habla de juegos  por casi todas las provincias.

Antecedentes de los Juegos Florales en Cieza

En 1894, el pueblo de Cieza celebró una velada literaria en honor a D. Tirso Camacho Martínez-Carrasco, con motivo del triunfo poético alcanzado en Badajoz por el autor ciezano.

Según relata la prensa  local, “en Cieza se ha celebrado una velada en honor del joven y ya ilustre vate D. Tirso Camacho, autor del poema ‘El Genio’ y de multitud de poesías sueltas. El acto resultó solemne, según la reseña á que aludimos, a pesar del pequeño desorden que reinó motivado por la gran concurrencia que asistió á honrar en vida al Sr. Camacho, como sus grandes talentos merecen. El vate fue obsequiado con un álbum, en el que figuren las firmas de cuantas personas saben leer y escribir en Cieza; y según la redacción de donde tomamos estos datos, el citado álbum es un monumento literario. Hubo discursos elocuentes, encaminados todos á poner de manifiéstela gran inspiración del Sr. Camacho, y se leyeron dos biografías del mismo, escritas por los Sres. Pérez Cervera y Pérez Carrillo. La última parte de la velada se dedicó á la lectura de varias poesías del poeta á quien se dedicaba la fiesta; poesías que fueron aplaudidas con delirio”.

Velada Literaria Escuela de Artes y Oficios de Cieza

A comienzos del siglo XX, la Escuela de Artes y Oficios de Cieza, situada en la calle Mesones nº 41 y dirigida por D. Mariano López, desarrollaba una gran labor docente y cultural. El día de la Purísima del año 1902 esta institución organizó una velada literaria a nivel local. El evento fue presentado por el ilustre maestro Francisco Pérez Cervera, encargado de la enseñanza científica en esta escuela. También intervinieron  los alumnos con la nota de sobresaliente que obsequiaron al público presente con sus trabajos poéticos. Amenizó el acto un quinteto de música compuesto por personalidades de  la vida social ciezana. La velada se complementó con una exposición de dibujos realizados por los alumnos del mencionado centro.

Certamen artístico-literario del semanario La Tertulia

En agosto del 1905 el semanario de ciencias, literatura  é información La Tertulia, dirigido por Benito López Ruano, convocó, según los rotativos de la época, el primer torneo literario celebrado en Cieza, con motivo de las fiestas en honor a San Bartolomé. El mantenedor de este pionero certamen, fue el canónigo Dr. Diego Tortosa y Nicolás.

Velada literaria Musical, organizada por las señoras de Acción Católica Social de Cieza

El Salón Azul, que posteriormente sería el malogrado teatro Borras, fue testigo, en la noche del 19 mayo del 1910, de una velada literaria musical, organizada por las señoras de Acción Católica Social de Cieza, dedicada a las obreras de la Caja de Ahorros con motivo del reparto de premios.

Juegos florales del 1910

Cieza se suma a la celebración de los Juegos Florales en una época en la que en el resto del estado español estos eventos habían perdido fuerza, existiendo dos bloques de opinión: los que  pensaban que los Juegos Florales era la fiesta por excelencia, destinada a engrandecer y aumentar la cultura de los pueblos y motivando que la mujeres fueran acrecentado su afición por el estudio, refinando sus gustos. En un periódico de la época, llega a decirse que “el sexo femenino acude a los Juegos Florales y poco a poco su afición por el estudio se desarrolla y lee y se refina sus gustos olvidando las novelas románticas, causa de tanta ‘neurastenia’. Para entrar de lleno en el campo de la poesía y de la prosa más exquisita”. ¡Ahí es nada!. El otro sector de opinión sobre los Juegos Florales argumentaban que los mismos eran: “una fiesta intelectual, minoritaria y burguesa”.

El 20 de septiembre de 1909 se anuncia en la prensa local, la organización por parte del Casino de Cieza de unos Juegos Florales que se realizarían por primera vez en 1910. Los ingresos que se obtuvieron con la venta de entradas de esta gala se destinaron  a los soldados ciezanos que estaban  en  Melilla. Los premios fueron donados por la infanta Isabel, el senador del Reino Joaquín García Conde de Campillos, el comandante militar de Cieza, Emilio Pons, el director del Banco de Cartagena Joaquín Payá, Rafael González Blanco, D. Diego Martínez Pareja y el Excmo. Ayuntamiento de Cieza.

El propulsor de estos primeros Juegos Florales organizados en muestra localidad fue Benito López Ruano, alcalde de Cieza. Esta iniciativa fue secundada por  el presidente del Casino, Álvaro Biedma, y el director del Banco de Cartagena en Cieza, Vicente Pastor Romeo. Los Juegos Florales se desarrollaron en el marco de las fiestas patronales, dedicada a San Bartolomé, en la segunda quincena del mes de agosto. El honor de ser la Reina de los Juegos recayó en  la señorita Carmen Baldrich. Actuó de mantenedor Luis Díaz Guirao. La junta del Casino de Cieza, organizadora de los Juegos Florales del 1910, encarga a C. Dusac, un reputado dibujante catalán, que realice sobre pergamino un diploma conmemorativo para regalárselo como agradecimiento al Sr. Luis Díaz Guirao por  su labor como mantenedor de los Juegos.

Juegos florales 1911

En septiembre del 1911 se celebraron los segundos Juegos Florales en Cieza,  de las manos de su mentor, Benito López Ruano. En esta ocasión realizó las funciones de mantenedor el jefe de los republicanos lorquinos, Miguel Rodríguez Valdés, “eminente letrado, político ilustre y orador “. Esta breve pero concisa descripción de Antonio Gil Olcina, sobre este ilustre hombre de las letras, el ‘Castelar lorquino’, ponen en valor la figura a uno de los personajes más desconocido para los murcianos,  a pesar de la importancia que su figura tuvo en el panorama regional anterior a la Guerra Civil,  la intervención en los Juegos, de personajes de la valía intelectual de Rodríguez Valdés, da una idea de la importancia que adquirieron los Juegos Florales ciezanos.

Los Juegos Florales del 1911 se celebraron en el Teatro Galindo. Fue tal la aceptación de la población, al acudir en masa, que el coliseo ciezano quedó insuficiente  para la magnitud que adquirió  este acto. Palcos y plateas aparecían engalanados artísticamente con plantas y flores naturales, así como la cubierta del patio de  butacas sobre el que lucían, entre profusión de luces caprichosas guirnaldas y otros elemento que engrandecieron la velada.

A los acordes de la Real Marcha y conducida por el poeta cartagenero,  galardonado con la flor natural, Jesús Carrillo del Valle, apareció en la sala  la señorita María Ruano, reina de esta edición de los Juegos Forales, con su corte, que contaba con la gracia y juventud de las señoritas Amparo y Teresa Valcárcel de Mula, Elvira Martínez de Abarán y Elvira Hoyos, Amparo García, Patrocinio Rodríguez, María Asunción Jiménez, Virginia Senantes Carmen Carrillo, María Gómez, y Luz Dato de Cieza.

Tal fue el éxito de los Juegos Florales de 1911 que estos culminaron en dos fabulosos banquetes. El primero, organizado en la finca de ‘El Menjú’ por parte de su propietario el Director del Banco de Cartagena y diputado a Cortes por este distrito de Cieza, Joaquín Paya, que obsequió a los señores del Jurado y a los poetas que obtuvieron premio en esta edición de los Juegos Florales. La cena estuvo amenizada por la Banda de música de Abarán, que interpretó las más escogidas piezas de su extenso repertorio. El segundo ágape fue iniciativa del poeta José Peñapareja en su finca de ‘Las Delicias’, con motivo de haber sido premiado en este certamen sus amigos y poetas, Fulgencio Serra y  Adolfo Carrillo. Asistieron muchos amigos del anfitrión y de los poetas, en cuyo honor se celebraba el acto.

Juegos Florales Infantiles 1912

La singularidad ciezana dentro de lo que fueron los Juegos Florales, que se celebraban en todo el territorio español, se basa fundamentalmente en la organización de los primeros Juegos Florales Infantiles, que tuvo su germen en la prensa escrita y en la alta sociedad de la localidad. Unos de los  promotores fue el señor alcalde de la época, el afamado Antonio Marín Oliver.

Coincidieron con las fiestas patronales en honor a San Bartolomé y tuvo el incomparable marco del salón de baile del Casino. A los Juegos Florales Infantiles los denominaba la prensa local como: “Esa fiesta altamente simpática y grandemente educativa, en donde los sabios recuerdan y los ignorantes aprenden; en donde los hombres educan y los niños son educados”.

El poeta premiado Antonio Moxó Ruano, con 10 años de edad, fue el encargado de elegir a la reina de la fiesta, siendo la niña Josefina Jaén Martínez la afortunada de dicha designación, que contó con la acogida y plácemes generales. La Corte de Amor estaba formada por las niñas Anita Jaén Martínez, Piedad Marín-Blázquez Jaén, Emilia Martínez y Cánovas del Castillo, Dolores Martínez García, Enriqueta Moxó Ruano, Clara García y García, Pilar María Camacho, Pilar Gómez Pérez, Ascensión Durá Ruiz y Antonia Pérez Gómez. Actuó  de secretario en la fiesta infantil el niño Carmelo Marín González y de mantenedor Antoñito Pérez Gómez, cuando contaba la edad de 11 años.

Certamen artístico literario de las Hijas de María de la parroquia de nuestra señora de la Asunción

Finalmente, en la Feria de Cieza del 1913 se organizó un certamen artístico literario por parte de ‘Las hijas de María. El mantenedor fue el deán de la santa iglesia catedral de Murcia Dr. Julio López Maimón.  Entre los premiados cabe destacar a  Adolfo Carrillo Camacho, que realizó un trabajo sobre la historia local titulado: ‘Cieza en  los comienzos de la Edad Moderna’.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario