Los artículos de Opinión de Antonio Balsalobre

Atardecer en el Balcón del Muro

Contemplar el atardecer desde el Balcón del Muro es una experiencia única. Desde este promontorio, donde nació la Cieza castellana, rodeado de una muralla, se abre una inmensa ventana a una naturaleza exuberante. El río Segura bordeando la ciudad a nuestros pies, la olmeda del Maripinar, las frondosas huertas de la vega salpicadas de palmeras, la impresionante mole de la Atalaya planeando sobre nuestras cabezas, los montes y las tierras de Caravaca que se pierden por poniente…  Un paisaje sobrecogedor que corta el aliento. Testigo de incursiones sangrientas en el siglo XV, el lugar es hoy un mirador al que acuden enamorados en los largos atardeceres, paseantes solitarios en busca de sosiego, o niños a jugar en la replaceta. En este enclave histórico, junto a la Encomienda y los restos de la antigua Fortaleza, mientras se ponía el sol, presenté con Luisa y Fernando el pasado miércoles mi novela Cieça.1477. La sombra del rayo (Alfaqueque Ediciones). Acudió un centenar de personas. A quienes quiero dar las gracias desde aquí. Fue una tarde mágica. Para mi desde luego, y espero que para muchos otros y otras también.

Que no es poco…

Empecemos por felicitar a los ganadores de las elecciones catalanas. A Illa, al PSC y al PSOE. A cada uno por la parte que le corresponde. Intuíamos, sabíamos, que el independentismo había fracasado, ahora lo saben ellos también. “El perdón tiene efecto sanador”, dice el presidente del Gobierno. Eso queríamos algunos y así parece que ha sido. El secesionismo obtiene el peor resultado desde el inicio del procés, no suma para formar gobierno, y eso es un alivio para quienes queremos a Cataluña formando parte de España, como Estado autonómico o federal, que viene a ser, a decir verdad, prácticamente lo mismo. Esa es la buena noticia. Ahora viene la menos buena. ¿Qué va a pasar con un Junts y un Puigdemont derrotados, pero todavía vivos y coleando? ¿Dimitirá este último como había anunciado en caso de no ser presidente de la Generalitat? ¿Emprenderá otra huida hacia adelante (¿hacia dónde ahora?) poniendo en peligro la estabilidad del gobierno progresista? Pronto lo sabremos. Quedémonos de momento con lo bueno. El domingo España ganó en cohesión territorial. Que no es poco.