La remesa de articulillos de Antonio Balsalobre

¿Victoria pírrica?

No nos engañemos. Por mucho que lo maquille, a López Miras lo único que le importa es aferrarse al sillón. Y para ello lo que más necesita es tener bien atada la reforma del Estatuto del Presidente que le permita volver a ser candidato. Se lo dijo la diputada María Marín, de Podemos, durante la moción de censura y es lo que puede corroborar cualquiera que tenga ojos en la cara. Para conseguirlo, ni ha escatimado ni escatimará medios, degradando la política hasta límites insospechados La compra de tránsfugas de Ciudadanos y disidentes de Vox es lo más sonado, pero no será lo único. No se podrá negar que, con esas artes, Miras ha salido momentáneamente “victorioso” de esta batalla. Con la bendición explícita, además, de Casado. Está por ver si esta forma marrullera y corrupta de hacer política, que podría perpetuarlo en San Esteban, es la que llevará al PP a la Moncloa.

Azaña

Es una pena que el terremoto político de la semana pasada eclipsara la visita conjunta de Sánchez y Macron a la tumba de Manuel Azaña en Montauban. Ciudad en la que, enfermo y perseguido por los agentes de la España franquista y acosado por la Francia de Vichy, murió el último presidente de la República española en 1940. Pero así es la política, a veces, injusta y desabrida. Si cabe más, cuando la mediocridad cotidiana y protagonistas de usar y tirar ensombrecen a las grandes figuras del pasado. Como la tumba de Machado en Collioure, también la de Azaña en Montauban simboliza el exilio y la persecución de centenares de miles de españoles al final de la Guerra Civil. Que el presidente de la República francesa haya participado en este homenaje es un acto de justicia histórica, de gran contenido simbólico, que le agradecemos.

 Estupidez concienzuda

Parafraseando a Sabina, cualquiera diría que el diputado del PP, Carmelo Romero, es de los que tienen la lengua muy larga y el entendimiento muy corto. Lo pudimos apreciar el otro día en la sesión de control al Gobierno. Instaba Errejón al Presidente del gobierno a reforzar el servicio de salud mental por la pandemia (entre risitas de la bancada popular, todo hay que decirlo), cuando ni corto ni perezoso le lanzó al diputado de Más Madrid: «Vete al médico». Es difícil saber, cuando la lengua le gana la carrera al cerebro, si lo hace por ignorancia sincera o estupidez concienzuda. Pidió disculpas, es verdad, pero solo después de que una gran mayoría de diputados irrumpiera en aplausos para desactivar esta payasada de prepotencia casposa. Es una lástima que algunos llamados representantes del pueblo den tan poco de sí.

Liquidación por traspaso

En este bazar de consejerías de “todo a cien” en que se ha convertido el gobierno regional de López Miras, todos salimos perdiendo. Quien más, Educación y Cultura, si finalmente se consuma la entrega (no por idoneidad sino por chalaneo político) de esta consejería a Vox o a sus disidentes, que viene a ser lo mismo. No es de extrañar, pues, que el mundo de la cultura, con prestigiosos intelectuales y artistas al frente, se haya “levantado en palabras” contra la pretensión de Miras de ceder la cultura a quien la desprecia. A una ideología tan alejada de la tolerancia y la inclusión. Si finalmente cede, ya sabremos en qué lugar de su extravagante bazar habrá ubicado el rescatado presidente regional la Educación y la Cultura. Al fondo, muy al fondo, y a un extremo, muy extremo, a la derecha. Y con un cartel que pone: “Liquidación por traspaso”. De votos.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario