La hostelería ciezana se echará a las calles por su supervivencia

La Asociación de Hosteleros de Cieza ha convocado una manifestación para solicitar un aforo del 30% en el interior de los locales y reclamar que las ayudas se perciban inmediatamente

Javier Gómez Bueno

Los hosteleros de Cieza continúan indignados por la situación que atraviesan, a pesar de que este miércoles la Comunidad Autónoma permitirá a la localidad de la Vega Alta, y a otros 18 municipios de la Región de Murcia, que abran sus puertas, tras 17 días de cierre forzoso, debido a que se ha rebajado el índice de incidencia acumulada.

Sin embargo, el ambiente entre los hosteleros está “muy caldeado” porque consideran que las medidas adoptadas son “insuficientes”, declara Joaquín Ramos, presidente de la Asociación de Hosteleros de Cieza. En este sentido, han convocado una manifestación para este jueves 26 de noviembre, guardando las medidas de seguridad, en la Esquina del Convento a las 12:00 horas.

Las reclamaciones del sector se basan en dos puntos principalmente: una mayor flexibilidad que les permita abrir el interior de sus locales al 30% de capacidad como mínimo (actualmente solo pueden servir en las terrazas y hasta un 75% de capacidad) y que las ayudas de la CARM les lleguen de forma inmediata (sostienen que hay muchos hosteleros ciezanos que todavía no han percibido nada, que los trámites burocráticos son complicados y que deben hacer frente al pago de los impuestos atrasados).

Ramos expresa que la mayoría de los hosteleros acudirá a la manifestación (un total de 75 establecimientos) acompañados de familiares y amigos. Asimismo, el presidente de la asociación se ha puesto en contacto con empresarios industriales, agricultores y representantes de todas las formaciones políticas de la localidad para que secunden la manifestación y muestren su solidaridad con el sector.

“La situación para muchos de nosotros es insostenible. Hay propietarios que no tienen los ahorros suficientes para aguantar esta situación, que se ve agravada con el inminente pago de los impuestos atrasados. Además, quien no pueda pagar esos impuestos tampoco puede optar a las ayudas, pues es requisito indispensable estar libre de deudas con la Seguridad Social”, subraya Joaquín Ramos.

Otro condicionante que preocupa a los hosteleros es la estación del año y la previsión de precipitaciones para este fin de semana: “En otoño, y próximos a llegar al invierno, los clientes no quieren estar en las terrazas, y si encima llueve es un desastre absoluto. Solo queremos que nos dejen trabajar, respetando las medidas de seguridad, y que nos permitan un aforo en el interior del 30% como mínimo. Lo contrario sería abocarnos a la ruina económica. Si esta apertura sucediera en primavera sería distinto, pero en estas fechas y con estas limitaciones no sabemos si todos podremos levantar la persiana”, denuncia el presidente de la Asociación de Hosteleros de Cieza.

Por tanto, y debido a la desesperación del sector, los hosteleros ciezanos se echarán a las calles de la localidad para reivindicar su “derecho al trabajo” y para luchar por su “supervivencia”.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario