La hostelería ciezana en pie de guerra

Los hosteleros llevarán a cabo manifestaciones diarias desde el 5 hasta el 21 de febrero clamando por “ayudas y soluciones que eviten la quiebra del sector”

Javier Gómez Bueno

La situación de la hostelería ciezana es “insostenible”. Los hosteleros, agobiados por los gastos a los que tienen que hacer frente y la “insuficiencia” de ayudas, están llegando al límite y temen por su propia supervivencia. Por ello, “para hacer ruido y que nos escuchen”, subraya Joaquín Ramos, miembro de la directiva de la Asociación de Hosteleros de Cieza, solicitaron a la Delegación del Gobierno permiso para manifestarse, guardando las medidas de seguridad, durante 17 días, del 5 al 21 de febrero, y se les ha concedido la autorización.

Este viernes tenía lugar la primera de las manifestaciones, a la que acudió un centenar de hosteleros, en la Esquina del Convento, bajo el lema ‘Si nos cierras, nos ayudas’, tal y como rezaban las pancartas. El malestar entre los hosteleros es evidente, pues temen que el cierre provocado por la pandemia del coronavirus los aboque a la ruina. De hecho, según fuentes consultadas por esta redacción, se llegaron a plantear incluso manifestarse en la autovía A-30 y cortarla al tráfico a su paso por la localidad.

“Nos han cerrado nuestros negocios y las prometidas ayudas no llegan. Miguel Motas, el consejero de Empleo, prometió 5.000.000 de euros para el sector, pero todavía no ha llegado nada. Ahora dicen que, quizás, llegue en marzo. ¿Y mientras tanto, qué comemos?, se lamenta José Esteban Aroca, miembro de la Asociación de Hosteleros: “Tenemos que hacer frente a los pagos de nuestros negocios y no percibimos ningún ingreso; la situación es insostenible y exigimos que los políticos den la cara y nos digan que solución plantean para nosotros. Por eso nos echamos a la calle, para que vean cómo estamos y hagan algo, si es que tienen la suficiente vergüenza para ello”.

En la misma línea se expresa el hostelero Adrián López, que asegura que se deberían hacer exenciones en las cotizaciones sociales ya que no están ingresando nada. Además, no hay fecha de apertura en el horizonte. “Mi negocio está sufriendo pérdidas de 4.000 euros mensuales. De esta forma, ¿cómo podemos mantener a nuestras familias y hacer frente a los gastos particulares de hipoteca y de la vida cotidiana?»

Las críticas del sector se centran, principalmente, en el Gobierno regional por haber decretado el cierre forzoso sin plantear un plan de apoyo. Matizan, tanto Ramos como López, que la ayuda que reciben es del Gobierno municipal, dentro de sus limitadas competencias: un pago de 900 euros a los autónomos, exención de la tasa de ocupación en  vía pública de mesas y sillas durante tres años y bonificación de los recibos del agua y del alcantarillado (junto con Aguas de Cieza) los seis primeros meses de 2021, entre otras. “Para mi supone un alivio ahorrarme 1.700 euros anuales con la exención de la tasa de ocupación de sillas y mesas”, remarca Adrián López.

Finalmente, se presentan negros nubarrones en el futuro inminente del sector hostelero de Cieza, que prevén que no podrán abrir sus negocios hasta marzo. Por eso, y para que se les escuche y poder sobrevivir, llevarán a cabo las manifestaciones todos los días durante dos semanas y media. Porque está en juego las sostenibilidad económica de muchas familias ciezanas.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario