El día que el cielo se caiga, de Megan Maxwell

La novela de la escritora española es la recomendación de María Bernal

María Bernal Moreno

El día en que Alba se para en el descansillo de la señora Remedios, al ver la puerta abierta, conocerá a Nacho, una amistad que durará más allá de la muerte.

Nacho y Alba tienen siete años. Un suceso trágico, la muerte de los padres de Nacho, hace que ambos niños se conozcan y empiecen una amistad sincera, incondicional y que durará eternamente, a pesar de las circunstancias adversas que intentan separarlos.

Durante infancia y adolescencia, ambos compartirán las discusiones y experiencias agradables de la edad, serán cómplices de los secretos guardados y el amor entre amigos será profundo para siempre.

Pero será la aparición de Sergio, el novio de Alba, el motivo por el que dicha amistad empezará a enfriarse y a distanciarse, debido a lo dominante que resulta ser el novio de su mejor amiga, el encargado de convencer a Alba para que deje de relacionarse con Nacho, al que considera una persona tóxica.

Y lo consigue, sobre todo porque Nacho se traslada a Londres a trabajar y los encuentros entre ambos amigos son cada vez más escasos. En Londres, encuentra el amor y vive plácido puesto que la vida le sonríe a nivel personal y profesional. Pero el destino lo vuelve a golpear con la muerte de su pareja por culpa de una desconocida enfermedad.

Cuando Alba decide divorciarse de Sergio, sin saber lo mal que lo está pasando su amigo, acude a Londres en busca de Nacho. De nuevo, su amistad vuelve a ser la de antes y se convierte en una relación imparable e irrompible.

Pero con el paso de los días, Alba descubre que Nacho también está enfermo y es el momento en que tiene que estar a su lado para ayudarlo y acompañarlo. En ese momento de manera fortuita conoce a Víctor, un rollo pasajero que acaba convirtiéndose en una relación formal, aún no siendo el momento más adecuado.

El día que el cielo se caiga es una novela de Megan Maxwell en la que el tema de la amistad verdadera prevalece a lo largo de toda la historia. Nacho es el amigo perfecto, el que siempre escucha y ayuda a Alba, el que le perdona cualquier gesto, aunque no sea de su agrado.

A través de una literatura muy sencilla, que tiene como hilo conductor la bondad y la perseverancia de Nacho, Megan consigue emocionar a las personas que deciden leerla, sobre todo con la carta que Nacho le escribe, llegando al final de la historia, a Alba el día de su boda con Víctor. Llorar es inevitable ante un final que acaba siendo justo lo contrario de lo que espera el lector. Porque no todos los finales son siempre felices.

Una novela que una vez finalizada hará que nos cuestionemos aspectos tales como: ¿Por qué la vida nos golpea en ese momento en el que somos tan felices? ¿Por qué perdemos a esas personas buenas a las que tanto amamos? ¿Por qué la esperanza se pierde? ¿Por qué no hay que abandonar a las amistades a pesar de tomar caminos distintos en nuestras vidas?

El día que el cielo se caiga es capaz de hacer que el lector reflexione sobre la importancia de tener en la vida a esas personas sinceras que siempre estén dispuestas a levantarte y a mostrarte que la vida no es un valle de lágrimas, sino una aventura en la que debes buscar la emoción que te hace levantarte todos los días.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario