El «batacazo» electoral del PP, según Antonio Balsalobre

Batacazo

Ya conocemos los datos. Vayamos ahora a las opiniones, a las interpretaciones. Ha vencido Pedro Sánchez, que además de “resistente” no parece mal estratega; han medio-ganado o medio-perdido, según se mire, Rivera, Iglesias y Abascal; y se ha pegado un castañazo de órdago (“¡Qué hostia!”, que diría Rita Barberá) Casado.

En la Región “la hostia”, perdón, la derrota del PP, no ha sido menos sonada. Tanto más cuanto que la lista iba encabezada por Teodoro García Egea. Lo que nos deja con la duda de saber si los electores han castigado al “voxerizado” secretario general de la formación, de origen murciano, o al “contubérnico” PP regional. O a los dos, que también podría ser.

Los resultados son tan malos que la vida política de Pablo y Teo pende estos días de un hilo. La de Suárez Illán, ni se cuenta. En menos de diez meses este trío, adalides del neoaznarismo, ha llevado al PP a su peor resultado histórico, hasta dejarlo como aquel que dice en estado de “liquidación por reformas”, y ya veremos si no “por cierre”. De momento se salvan porque el próximo 26-M hay nuevos comicios. Pero por donde tiren los va a pillar el toro. Me cuesta imaginarme qué cara van a poner cuando vayan los próximos días a mitinear a su huestes. Unos y otros. Los que arenguen y los que sean arengados. Vista la que tenían el domingo por la noche tras el escrutinio, y la indumentaria que portaban, solo puede ser de funeral. Y no creo que así se pueda salir a ganar, ni siquiera a empatar.

La victoria del PSRM en Murcia ha sido, además de histórica, épica. Recuerda la del Real Madrid cuando ganó la “séptima” después de 32 años de sequía. Casi los mismos que ha tardado Conesa en emular a Carlos Collado cuando ganó las autonómicas de 1991. ¡Ya está bien que la izquierda se dé alguna alegría regional después de tantos sinsabores valcarcistas!

Unidas Podemos salva los muebles, pero se queda corto. Y no sólo por el inevitable voto útil, que también, sino sobre todo por la más que cuestionable gestión de algunos de sus problemas internos y ciertos posicionamientos sobre la cuestión territorial que muchos votantes de izquierda no entienden. Afortunadamente para la izquierda del PSOE, la buena actuación de Iglesias en los dos debates televisados vino a recolocarla en el tablero político.

En cuanto a Vox, podría parecernos que finalmente la montaña ha parido un ratón. Sería un error creer que ha sido así. El discurso incendiario y xenófobo de Abascal se ha hecho un hueco y no de los más pequeños en la vida cotidiana de este país. Y lo que es peor, corre el riesgo de banalizarse.

Lleva razón Errejón cuando dice que los españoles hemos demostrado este domingo que tenemos “más hambre de futuro que de pasado”. Así es para el conjunto de España. Queda por saber si también lo será para la Región y nuestros municipios el próximo 26 de mayo. De momento, el batacazo del PP en las generales así lo da a entender.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario