Editorial

   Imagen de Zielinsky, colección particular

EL RECONOCIMIENTO DE LA HISTORIA ESPARTERA DE CIEZA

Hemos recibido una grata noticia, recientemente: la Cultura del Esparto consigue ser declarada como Patrimonio Cultural Inmaterial. Es una distinción que toca a toda Cieza, y a su Museo del Esparto, que adquieren todavía más renombre. Las manos, los sudores, las prisas, el hambre, el trabajo, la urgencia, el masticar lento, los dedos agrietados-o sin ellos-, la lía, la trenza, la abarca, el albardín, la alpargata, la capacha, el capazo, el cordón, la esparteña, el espartero, los espartizales, la espuerta, la estera, el estrinque, el estropajo, el hacho, el hachón, el jergón, la maroma, la pleita, el rodete, la soga, el soplillo, el tejer, el trenzar, el tripe… todos aquellos que vinieron, que se quedaron, que se fueron… forjaron la cultura del esparto.

Esa fibra, dura, ha calmado la necesidad, ha tejido la memoria colectiva, hilvanado generaciones que olían el fresco crujido del esparto verde. La Cultura del Esparto es un elemento milenario esencial de la identidad cultural española, que ha estado vinculado con los sistemas productivos y del trabajo, pero que ha trascendido más allá, abarcando la esfera ideológica. De ahí que esta cultura se haya reflejado en la toponimia, en las jergas profesionales, en los refranes, proverbios, dichos y demás manifestaciones de nuestro Patrimonio Cultural Inmaterial. Para que no se pierdan las raíces y sepamos anclarnos en la tierra, esta distinción nos riega la memoria.

Además, este reconocimiento puede ser el valedor para que se revitalice una artesanía que está impregnada en la esencia de Cieza, en la memoria y en sus gentes. Algo que ha formado parte de la vida de varias generaciones de ciezanos y ciezanas. Mantener nuestras costumbres es mantener nuestra propia historia. Por eso es importante este reconocimiento a nuestras propias gentes.

En este sentido resulta fundamental la labor que se ha desarrollado y se desarrolla desde el Museo del Esparto de Cieza, como fiel exponente y valedor del patrimonio espartero de Cieza. El Museo del Esparto ha sido esencial en su lucha continua por rescatar del olvido esta ancestral cultura ciezana. Fue el que puso en valor, con mucho esfuerzo, la esencia del esparto en nuestra localidad y lo ha revitalizado, evitando que cayera en el olvido y, por consiguiente, su desaparición. Por ello, desde estas líneas, solo podemos darle nuestro agradecimiento a quienes, con su altruista labor, han contribuido a que una parte muy importante de nuestra Historia se mantenga más viva que nunca. El reconocimiento del esparto como Patrimonio Cultural Inmaterial hace justicia a Cieza y a sus gentes.

 

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario