Editorial

PRUDENCIA Y RESPONSABILIDAD EN NAVIDAD

Plenamente inmersos en la Navidad, la variante Omicron del covid-19 sigue haciendo estragos tanto en Cieza como en el resto de España. Se rozan los 300 casos activos en la localidad, cuyo número va in crescendo vertiginosamente. Aunque es cierto que con esta variante los síntomas no son tan graves en los pacientes (donde influye el alto porcentaje de vacunación de la población), sí que el ritmo de contagio es muy alto y los centros de atención primaria empiezan a estar saturados.

Ante esta disyuntiva es imprescindible que la ciudadanía sea plenamente responsable en relación al cumplimiento de las medidas de distanciamiento y de higiene. Es esta época navideña los encuentros familiares y sociales se van a incrementar con el consiguiente riesgo añadido del incremento también de contagios. De hecho, los expertos sanitarios advierten que lo peor llegará a mediados de enero cuando surjan a la luz los contagios producidos durante el periodo navideño.

En Cieza ya se advirtió que la programación navideña estaba condicionada a la evolución de la pandemia. Las actividades se podrían suprimir y/o modificar según fueran avanzando los casos positivos activos. Y esto es lo que ha sucedido con la Cabalgata de los Reyes Magos, que se realizará de manera estática para evitar aglomeraciones. Una medida que puede entristecer a la ciudadanía, principalmente a los más pequeños, pero que es necesaria debido a la situación actual. En este sentido, la OJE ha vuelto a reinventarse y, con muy pocos días de margen, ha planificado las actividades cumpliendo los requisitos sanitarios. El desempeño que realiza esta asociación ciezana para preservar la ilusión de los niños y las niñas de la localidad en estas fechas es siempre tremendamente loable, tal y como lo llevan realizando desde hace seis décadas.

Finalmente, les queremos recomendar, a pesar de las incomodidades lógicas que pueden suponer el cumplimiento de las medidas sanitarias, ya que todos y todas estamos deseando volver a una normalidad plena, que cumplan las directrices marcadas para que, quizás, la próxima Navidad la podamos celebrar sin ningún tipo de restricción y para que el daño ocasionado por los contagios sea el menor posible. Así, por tanto, disfruten estas fechas tan familiares, pero siempre con responsabilidad. ¡Feliz Navidad!

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario