Editorial

LAS MEDIDAS ADOPTADAS PARA EL INICIO DE CURSO ESCOLAR

El inicio de curso en Cieza y en la Región de Murcia, a pesar del aplazamiento de una semana anunciado por la Comunidad Autónoma, está muy próximo. Y la incertidumbre es la tónica general en los aspectos relativos a la prevención del contagio del covid-19 y las medidas de seguridad que se van a emplear en los centros educativos.

Las medidas adoptadas por la CARM ante el inicio del curso escolar pueden calificarse como improvisadas y raquíticas. La comunidad educativa (padres, madres, profesorado y alumnos) asiste atónita al anuncio de unas medidas a todas luces insuficiente. La Comunidad Autónoma informa que se van a contratar a 800 profesores extra (para más de 600 centros educativos en toda la Región de Murcia) y que optará, por tanto, por la semipresencialidad en distintas etapas.

Esta insuficiencia en las medidas (que recursos y tiempo hay y ha habido) deja patente la nula importancia que la Consejería de Educación le da a la salud de profesores, alumnos y familias. Además, la semipresencialidad va a generar dos daños muy importantes: la incorrecta aplicación y asimilación de la enseñanza por parte del alumnado y una discriminación social del mismo en el acceso a las herramientas tecnológicas necesarias para impartir la educación a distancia. Asimismo, a estos problemas se añade el de la conciliación familiar los días que los alumnos y alumnas deban permanecer en su casa.

Si no fuera un asunto tan grave parecería una broma la escasa contratación que va a realizar la CARM, cuando además el Gobierno de España le ha dado 73 millones de euros, básicamente, para eso. Se debe ahora fiscalizar hasta el último céntimo de las ayudas concedidas para que todos conozcamos dónde y a qué se destinan las ayudas.

La solución más eficaz para la problemática que plantea la vuelta a las clases en medio de los rebrotes existentes pasa por reducir ostensiblemente la ratio de alumnos en las clases y llevar a cabo desdobles por turnos horarios. Para ello es necesario una mayor contratación de profesorado que permita esa medida, acorde al dinero que se ha otorgado desde el Gobierno de España. En Italia, con una situación similar a la nuestra, así se va a hacer. La salud está por encima de cualquier ahorro, que además es descabellado cuando se han dado recursos para ello ex profeso.

Lo contrario solo puede mermar la seguridad en las aulas, la calidad educativa y provocar que cuando crezcan los contagios en los colegios e institutos se tengan que cerrar nuevamente. Es deseable que la Comunidad Autónoma rectifique. Todavía estamos a tiempo.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario