Editorial

LA CREACIÓN DE EMPLEO EN CIEZA Y EL TRASVASE TAJO-SEGURA

La semana pasada conocimos los datos positivos de creación de empleo en la localidad, donde Cieza se situaba como el primer municipio murciano en el ranking, cuadruplicando la media regional, a pesar de la pandemia. En este sentido, el Consistorio ciezano parece que no quiere caer en la autocomplacencia y va a seguir apostando por la creación de empleo, en este caso concreto en el empleo juvenil.

Para ello pone en marcha un ambicioso proyecto: RecoNEXTa, que pretende dinamizar la creación de empleo en la localidad en uno de los sectores, endémicamente, más castigados por el desempleo en España, todavía más si cabe desde que comenzó la pandemia mundial.

Este tipo de iniciativas son muy loables. Nuestros jóvenes carecen, actualmente, de expectativas de empleo, estable y bien remunerado, lo cual es un condicionante para el crecimiento de la sociedad ciezana. Es indiscutible que la juventud es el bien más preciado de cualquier sociedad, ya que es su futuro. Así, por tanto, deseamos que este tipo de iniciativas den frutos para que nuestros jóvenes puedan tener un futuro halagüeño y no deban desplazarse para encontrarlo.

Por otro lado, que también afecta a la economía y el futuro de Cieza, el Gobierno de España ha anunciado que va a aumentar los caudales ecológicos del Tajo. Este anuncio, según denuncian las asociaciones agrarias, podría suponer una reducción también del caudal de agua que llegue a la Región de Murcia mediante el trasvase Tajo-Segura.

Durante décadas se ha politizado en la Región de Murcia el trasvase, imprescindible para el desarrollo agrícola, pero no se han aportado soluciones. Lo único que se ha buscado es el rédito electoral. Los discursos de los partidos políticos cambian dependiendo de en qué comunidad autónoma se proclamen, ninguneando a los agricultores murcianos a los que solo utilizan para ofrecerles falsas esperanzas a cambio de su voto y obtener el tan ansiado sillón. Aunque se proclame en numerosas ocasiones que se entra en política por vocación al servicio público, luego la realidad es bien distinta. Ejemplo de ello lo hemos podido apreciar en los últimos tiempos en la Región: casos de corrupción mediante, compra de voluntades y cambios de estatutos para perpetuarse en el poder.

El caso es que en los últimos años no se ha avanzado para paliar el déficit hídrico que tiene Murcia, bien por bloqueo político o bien por falta de inversiones, pero el plan de desalación de aguas no avanza al ritmo necesario. Ahora, habrá que acelerar de manera inmediata por “no haber hecho los deberes a tiempo”. Mientras tanto, pagan los de siempre: los agricultores y la economía regional y local.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario