Editorial

EL COVID-19 ACECHA EN CIEZA

El covid-19 sigue al acecho en la localidad. Este fin de semana los contagios han vuelto a aumentar y casi se roza ya la centena:99 en total. No se trata de ser catastrofistas sino más bien realistas. Un aula del colegio Gerónimo Belda ha debido ser confinada por el positivo de uno de sus alumnos y están en cuarentena un total de 27 personas (contando dos profesores). Además, entramos en fechas que pueden ser críticas para el avance del coronavirus como es el otoño.

Sigue apreciándose en las calles de Cieza una relajación quizás excesiva para hacer frente al enemigo común. Todavía no somos realmente conscientes de a lo que nos estamos enfrentando. No debemos dar pie a que lleguen medidas más restrictivas; el daño sería considerable en todos los ámbitos.

Es cierto que todos queremos dejar atrás cuanto antes esta “pesadilla”; pero el sabio refranero español nos lo deja bien claro: “Las prisas no son buenas y por mucho madrugar no amanece más temprano”. Y, hoy en día, están máximas se hacen más latentes que nunca. La prudencia y la paciencia, en este orden, son las que tienen que regir nuestra vida y nuestras relaciones sociales. No hay que alejarse mucho para contemplar esta realidad que nos atañe: veamos que está pasando en la Región de Murcia, en Madrid y en el resto de España. Cabría preguntarse si, por una vez, ¿podríamos ser disciplinados por el bien común? Creemos que es posible. Y así lo deseamos. Lo contrario sería una vuelta atrás de consecuencias impredecibles, aunque, por supuesto, nada halagüeñas.

En otro orden asuntos, en este caso económico, el Gobierno local anuncia que va a llevar a cabo una modificación normativa por la cual las empresas que se implanten en la localidad pueden beneficiarse de una bonificación de hasta el 95% del IBI. Necesita la aprobación del Pleno Municipal, pero se da por hecho debido a la mayoría absoluta que ostenta la coalición PSOE-IU-Verdes. En principio parece una buena iniciativa. Pero las buenas iniciativas deben llevarse a la práctica y funcionar. Este es un paso; el más importante es que sea efectivo y sirva de reclamo para que las empresas, tanto foráneas como autóctonas, se implanten en el municipio.

Se han dado otros pasos en la industria y, principalmente, en el turismo. Sin embargo, teniendo en cuenta la previsible crisis que nos acecha debido al covid-19 y al carácter estacional del motor económico de Cieza: la agricultura, resulta indispensable “apuntalar” el sector industrial y el de servicios. Este tipo de iniciativas siempre son bienvenidas, solo falta que sean, realmente, efectivas.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario