Editorial

CIEZA EN PELIGRO DE RETROCEDER A LA FASE I

Cieza ha entrado en una dinámica peligrosa en relación a la expansión de la segunda ola del covid-19. En las últimas dos semanas los casos activos casi se han triplicado en la localidad y en el índice de incidencia se está aproximando a los «temidos» 500 casos por cada 100.000 habitantes. Son números que nos acercan al peor de los escenarios (el retroceso a la Fase I) y que ha provocado que los dos centros de salud del municipio se encuentren en estado rojo de alarma, donde se atiende preferentemente a los pacientes covid. Esto puede ocasionar que no se pueda atender correctamente a pacientes con otras patologías y que, finalmente, los centros se colapsen, con el consiguiente perjuicio para toda la ciudadanía.

En estos últimos 14 días la relativa placidez en la que nos encontrábamos sumidos ha dejado paso a la incertidumbre. Observábamos como se tomaban medidas drásticas en otros municipios del resto de la Región de Murcia y de España, con unas tasas de incidencia por entonces superiores a la nuestras. Veíamos restricciones perimetrales y retrocesos de fase como algo lejano. Pero, siguiendo la tendencia nacional, nuestra tasa se ha disparado exponencialmente. Ahora, el toque de queda y el estado de alarma es una realidad. Y ante ello, todos debemos actuar en consecuencia.

La semana pasada se tomaron las primeras restricciones que tienen como objetivo frenar la expansión del virus. Entre ellas destacan el cierre de los parques infantiles; la limitación a los vehículos por el Paseo Ribereño entre las 17:00 y las 21:00 horas; la reducción de aforo en el interior de los establecimientos hosteleros, en los museos y en las instalaciones deportivas; el cierre a las 22:00 horas de las tiendas de conveniencia; y la suspensión de todas las actividades culturales que sean de carácter presencial, entre otras. Y para esta se semana se prevén nuevas medidas.

Pero también debemos interiorizar y aplicarnos a nosotros mismas ciertas restricciones por el bien común de la ciudadanía, por duro que pueda parecernos. Tal y como está la situación debemos seguir las recomendaciones municipales y sanitarias y reducir los encuentros familiares a aquellos que se produzcan solo entre convivientes. Además, los jóvenes no deben realizar ‘botellones’, que pueden un importante vehículo de expansión del virus y nuestros mayores no deben salir de casa a no ser que sea imprescindible, ya que son un sector de población de riesgo y si contraen el covid-19 puede tener consecuencias nefastas para ellos.

Asimismo, ningún sector debe creer que está exento de contraer la enfermedad o que es “inmune”. Un dato lo refleja: la mayor parte de los casos positivos en la actualidad se da en la franja de edad entre los 26 y los 50 años. Otro dato preocupante es el que señala que la mayoría de los contagios se producen en las reuniones familiares y sociales. Esto indica que no lo estamos haciendo bien y no cumplimos con rigurosidad las medidas de higiene y de distanciamiento social.

Aunque os lo llevamos pidiendo desde hace mucho tiempo, ahora más que nunca se hace indispensable que respetemos rigurosamente las normas sanitarias dictadas. Por ello, os lo rogamos encarecidamente. Por el bien colectivo de toda Cieza, ya que si no lo hacemos y el virus se sigue expandiendo entre nosotros las consecuencias, sociales y económicas, serán destructivas. Porque nadie quiere que Cieza retroceda a la Fase I.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario