Editorial

EL AVANCE EN LAS FASES DE LA DESESCALADA EN CIEZA

Cieza entra este lunes en la fase 2, con ganas de recuperar la vida que el covid-19 nos ha robado, ese precioso mes de abril, como decía Sabina, que se esfumó entre la precaución y el miedo. Ya avanzamos, volvemos, poco a poco, a tomarnos el pulso nosotros mismos. En esta nueva “normalidad” o realidad en la que nos vemos abocados ha lastrado un trocito de nuestras vidas.

Sin embargo, la localidad ha empezado a moverse, a desperazarse de la inactividad impuesta. El pulso vital no se ha recuperado como antaño y, por supuesto, tardará todavía más. Siempre con prudencia, debemos recuperar nuestras vidas. Desde estas líneas, rogamos a la ciudadanía que así sea. Nadie desea volver a una recaída que nos haga retroceder todo lo avanzado.

Así, por tanto, empleemos el sentido común, que suelen decir que es el menos común, pero hagámoslo. Porque está en nuestra mano, en nosotros mismos, y en nuestra conducta cívica que esto salga adelante.

Se han contemplado ejemplos en los que se han incumplido las normas. Debemos hacer que esto sea una excepción y, por supuesto, no la norma. Quizás haya gente que todavía no se dé cuenta de lo que nos estamos jugando, a pesar de la triste realidad de dos meses de confinamiento y de varias decenas de miles de muertos. No cantemos victoria antes de derrotar al enemigo. Todos tenemos ganas de volver a ser lo que éramos, pero un paso en falso prolongaría nuestra desdicha. Seamos, pues, cívicos, y sintámonos orgullosos de nuestra conducta. Por el bien de todos, por el de nuestros seres queridos. Os lo rogamos.

En clave nacional, sin embargo, no hay nada nuevo bajo el sol. Y eso es muy triste. Continuamos en nuestra dinámica caínita, donde interesan más un puñado de votos que la salud de todos los españoles. Sánchez ha conseguido sacar otra prórroga más que le lleve más cerca del final de la desescalada estando bajo el estado de alarma. Sin embargo, le faltarían otros 15 días, que es lo que pensaba en principio pero se vio obligado, por los apoyos parlamentarios a reducirlo. Se avecinan tiempos de crispación política que darán continuidad a los actuales. Será una lucha fraticida en la que nuestros políticos se van a retratar.

Finalmente, queremos terminar estas líneas con un homenaje a un político de verdad: Julio Anguita, aquel a quien la tierra ya le es leve. Aquel a quien debería imitar todo aspirante a político en este país. Fue una figura política (y humana) que, tristemente, nos ha dejado. Independientemente de su ideología, la figura de Anguita y su carácter caló en todos los sectores de la sociedad, incluso en quienes no compartían sus aspiraciones políticas. Un modelo de político que se echará mucho en falta en el panorama actual, ya que gran parte de nuestros representantes solo son “políticos profesionales” y no por convicción. Era marxista y jamás renunció a sus principios (no como los hermanos cómicos, que si no gustaban los suyos tenían otros). Y consiguió algo muy extraño (y paradójico) en este país: ser admirado por los suyos y por los rivales políticos que se encuentran en las antípodas; y además en vida. Por algo será.

Sit tibi terra levis.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

One thought on “Editorial

  1. Pepe

    Buenas tardes desde Bélgica. Soy un chito que por motivos laborales tuve que cambiar mi residencia a un bonito pueblo (Veurne) de la siempre verde y bonita Bélgica.
    Yo he visto los dos modos de afrontar el confinamiento ( yo no lo he sufrido) en los dos países, en España mediante Internet y la radio y en Bélgica directamente y estas son mis conclusiones:
    En España puedo decir claramente que el (des)gobierno ha actuado y actúa como el que apaga fuegos con gasolina, de ahí la alta cantidad de muertos, la alta densidad de contagios y la escabechina que el maldito virus ha hecho en los trabajadores de la Sanidad Pública.
    En cuanto a lo económico el (des)gobierno no lo puede hacer peor, cuando una país va a necesitar toda la inversión posible lo último que se puede hacer es tener a un vicepresidente que está haciendo todo lo posible para espantar a esas esperadas inversiones.
    En Bélgica ha habido una gran cantidad de muertos, pero por que Bélgica ha mostrado la verdadera realidad de los hechos (no como en España que se han ocultado y se siguen ocultando).
    En cuanto a lo económico Bélgica no ahogo totalmente su economía, a excepción de restaurantes y otros pequeños comercios todo el resto de empresas permanecieron abiertas y manteniendo su economía latiendo por lo tanto Bélgica tiene mejor músculo para afrontar la gravisima crisis que se nos viene a muchos países.
    En resumen, que debido al (des)gobierno que padece mi querida España solo puedo esc ribir lo siguiente:
    Que Dios os pille confesados para la que se os viene.
    POSDATA: Encantado con vuestro digital, muy ameno y muy informativo, os he puesto en favoritos y os leeré todas las semanas.
    Un saludo cordial desde la siempre verde Bélgica.

Escribir un comentario