Ecologistas en Acción pide una ampliación de la prohibición por razones sanitarias de las quemas agrícolas

La prórroga a la Orden de 5 de mayo de 2020 por la que se dictaban medidas urgentes en relación con las quemas agrícolas durante el estado de alarma concluye el próximo 30 de septiembre

Crónicas de Siyâsa/Ecologistas en Acción

Ecologistas en Acción reclama una nueva prórroga a la Orden de 5 de mayo de 2020 por la que se dictan las medidas urgentes en relación con la quema de podas agrícolas durante el estado de alarma por covid-19. El periodo por el que quedaban prohibidas estas quemas en las zonas próximas a núcleos urbanos concluye el próximo 30 de septiembre.

La organización ecologista alerta que, pasada esa fecha, la quema de rastrojos y podas puede volver a tener un grave impacto en la calidad del aire si no se dicta una nueva prórroga, “disparando los niveles de contaminación en numerosos puntos de la Región. Algo especialmente grave en las actuales circunstancias, en las que el número de personas afectadas por COVID-19 sufre un rápido incremento y preocupa a las autoridades sanitarias”.

Desde Ecologistas en Acción recuerdan que la actual prohibición se adoptó como medida adicional de prevención para hacer frente a la extensión de la crisis sanitaria provocada por el COVID19, “debido a que las quemas agrícolas son una fuente significativa de contaminación atmosférica en muchos municipios de la Región”. Prohibición que se prorrogó posteriormente (orden de 19 de junio) hasta el 30 de septiembre.

“Aunque, lamentan, las quemas no se han detenido totalmente durante este tiempo. Una situación de la que responsabilizan tanto a ayuntamientos como a la Comunidad Autónoma, a quienes acusan por un lado, de actitud permisiva y, por otro, de descoordinación provocada porque ambas administraciones sigue eludiendo asumir las competencias para intervenir y sancionar”. Por lo que reclaman que, junto a la nueva prórroga, se dicten instrucciones que determinen y delimiten claramente las competencias en el control, seguimiento y sanción de las quemas agrícolas.

“El humo de estas quemas eleva a valores extremadamente altos los niveles de contaminación por partículas en el aire, lo que hace más vulnerables frente a infecciones respiratorias a las personas expuestas”, remarcan los ecologistas. “Por lo que en las actuales circunstancias de expansión de una enfermedad como el covid-19, y con un número creciente de ciudadanos afectados, resulta necesario prorrogar su prohibición como medida sanitaria y de prevención”.

Por último, añaden, “resulta imprescindible un giro en la gestión de este problema, primando la protección de la salud pública sobre otras consideraciones”. Por lo que reclaman el desarrollo de instrucciones concretas y explicitas a los agentes medioambientales “dejando claro que las quemas de residuos agrícolas no están autorizadas, salvo en el caso concreto PÁGINA 1 DE 2 de un riesgo fitosanitario real y comprobado”. Y demandan que la Comunidad Autónoma asuma sus competencias, las prohíba definitivamente y establezca con las organizaciones agrícolas alternativas de gestión de residuos agrícolas como el triturado de podas y rastrojos para su uso como abono natural y manto vegetal.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario