Descubren una muralla del siglo XV en las obras para la construcción de un hotel en la Casa de la Encomienda

El importante descubrimiento modificará el proyecto para integrarla dentro del edificio y convertirse así en un hotel-museo

Javier Gómez Bueno

Las obras que se están realizando para remodelar la antigua Casa de la Encomienda de Cieza y transformarla en un hotel han dejado al descubierto un importantísimo hallazgo patrimonial: una muralla defensiva, que empezó a construirse en 1479 después del ataque nazarí que despobló la villa, de 1,90 metros de altura; el pavimento anterior al ataque de 1477 por las tropas del Reino de Granada; grafitis donde se llevaban las cuentas del pago de impuestos; y nueve arcos que permanecían ocultos en la anterior edificación. Asimismo, se prevé que en los próximos meses, cuando continúen las obras se puedan descubrir más elementos arquitectónicos.

“La muralla -según afirma Joaquín Salmerón Juan, director del Servicio de Patrimonio Histórico y responsable de las excavaciones del yacimiento –pensábamos que no existía en la actualidad, ya que diversas fuentes escritas atestiguaban que los materiales de la muralla se habían utilizado para otras edificaciones de la villa”.

La muralla empezó a construirse en 1479, dos años después del ataque nazarí que asoló la villa y cuyo lema se refleja en el escudo de Cieza (‘Por pasar la puente nos dieron la muerte’), como elemento defensivo para posteriores ataques. Sin embargo, fue terminada en 1495, tres años después de la conquista del Reino de Granada por parte de los Reyes Católicos por lo que perdió su función principal. Lo que probablemente originaría que sus materiales fueran utilizados como cantera, previo permiso del Concejo, para edificaciones adyacentes, tal y como consta en las fuentes escritas y por lo que se consideraba que no ya no existía ningún tramo de la muralla.

Además, las obras han dejado al descubierto el pavimento anterior a la muralla, que data del saqueo de la villa por las tropas nazaríes del Reino de Granada y que produjo el abandono de la villa durante dos años, ya que parte de los habitantes perecieron en el mismo y el resto fueron hechos esclavos por los musulmanes. “El pavimento que se ha encontrado confirma lo que dicen las fuentes de que la villa fue quemada, pues posee una gruesa capa de carbones, cenizas y cerámicas quemadas”.

Asimismo, ocultos en la edificación de la Casa de la Encomienda, “se han encontrado cuatro arcos consecutivos de 2,40 metros y cinco arcos tapados parcialmente en los últimos 526 años. Además de la totalidad de los muros originales de la casa, construidos en tapial de cal”, destaca Salmerón Juan.

La construcción del hotel seguirá su curso, pero adaptando el proyecto original a los nuevos descubrimientos. “La argamasa de cal de la que está compuesta la muralla se protegerá y consolidará con productos químicos, y hay que tener en cuenta que esta argamasa se cristaliza y se compacta y se hace más sólida con el paso de los siglos”, afirma Joaquín Salmerón, “lo que conllevará que esta edificación se transforme en un hotel-museo de increíble valor patrimonial y turístico. Los visitantes y los ciezanos podrán pasear y alojarse en un lugar que es parte de la Historia de Cieza, además de tener unas vistas maravillosas  de la vega y la huerta de Cieza desde el Balcón del Muro”.

En este sentido, Antonio Moya, edil de Turismo y de Patrimonio Histórico, destaca que “los hallazgos vienen a engrandecer el proyecto y lo convertirá en un lugar con encanto que nos contará la Historia de Cieza. Pretendíamos un doble objetivo con este proyecto: hacer un hotel, y tener plazas turísticas para nuestros visitantes, y revitalizar el casco antiguo de Cieza. Sin embargo, ahora, todo esto se ve magnificado porque los visitantes y los ciezanos podrán vivir, sentir y ser partícipes de nuestra Historia”.

En la misma línea, en el hotel se colocarán vitrinas expositivas con los materiales más significativos que se encuentren. Se prevé que el hotel-museo pueda abrir sus puertas dentro de dos años.

Por otro lado, la Casa de la Encomienda fue dividida y vendida a dos familias en 1836 tras la Desamortización Eclesiástica de Mendizábal. Todavía falta por iniciarse las obras en la parte de una de las familias, que da al extremo posterior, y es probable que se encuentren nuevos elementos arquitectónicos.

Joaquín Samerón asegura que “cuentan con todas las garantías de preservación de este yacimiento y, por supuesto, con el visto bueno de Patrimonio Histórico de la Región de Murcia”.

De esta forma, queda a luz un importantísimo descubrimiento histórico y patrimonial que engrandecerá, todavía más, el rico patrimonio ciezano y que podrá servir como reclamo turístico de gran magnitud.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario