¿Cómo cocinar ‘GACHAMIGA’?

Todas las semanas podréis averiguar cómo se elaboran las más célebres recetas cocinadas en los fogones ciezanos

Crónicas de Siyâsa

Las cocinas ciezanas han hervido durante generaciones con nuestras recetas tradicionales. Muchos estómagos se han llenado con ingredientes de la tierra cocinados con maestría e ingenio por las manos de nuestros antepasados. Esta es ‘gachamiga’, uno de los platos más queridos y reivindicados de la gastronomía regional, ya que se elabora tradicionalmente en días de lluvia, un bien tan escaso como necesario en la Región.

Ingredientes

– 1 taza de aceite de oliva

– 1 kg de harina de trigo duro

– 200 g de longaniza

– 100 g de panceta

– 200 g de salchicha

– 3 ñoras

– 2 cabezas de ajos

– Agua y sal

Modo de Elaboración

Se toman los ajos sin pelar y se les efectúa un corte a la mitad. Se lavan las ñoras. La salchicha, la longaniza y la panceta se corta en trozos  pequeños. Se pone una sartén con aceite a calentar. Cuando el aceite esté caliente sofreír los ajos y las ñoras. Se retiran y se reservan en un plato una vez que se hayan dorado por fuera, sin quemarse. En el mismo aceite se ponen las salchichas, longanizas y pancetas. Una vez hechas se sacan al igual que los ajos y las ñoras.    En un cuenco o bien en la misma sartén en la que freímos todos los ingredientes se pone la harina, la sal y se va añadiendo agua, moviéndola para ir haciendo una masa. La masa en ningún momento debe quedar demasiado sólida o formar grumos.

Tendremos la precaución de usar una sartén grande para que la masa no se desborde. Se remueve con la rasera de forma continua, dándole vueltas, moviéndola y picándola hasta conseguir que se formen las migas. Una vez que las migas han quedado sueltas y están doradas por fuera se le añaden el resto de ingredientes previamente fritos. Las salchichas, longanizas, pancetas y ajos, constituyen los tropezones. Se remueve todo bien, y se mantiene en el fuego hasta que todo esté caliente.

Las migas se sirven en la mesa directamente de la sartén. En muchos hogares, los comensales cogen incluso su ración directamente de la sartén. Es un plato asociado a la idea de reunión, de celebración. Al igual que las matanzas, pero de carácter más humilde, la elaboración de migas en muchos pueblos era el pretexto para reunir a vecinos, amigos o familiares, que se turnaban en su agotadora elaboración. De ahí que se sirva en la sartén sin mayores protocolos.

Una ración de gachasmigas con tropezones se hacen acompañar normalmente de frutas como uva, granada y brevas; de aceitunas encurtidas y, fundamentalmente de vino del campo.

Variantes gastronómicas

Las gachasmigas por su gran versatilidad han servido en la gastronomía como comodín de múltiples ingredientes. Se han hecho acompañar de carnes, de pescados, de frutas, de verduras, de chocolate caliente. En la región de Murcia era típico hacer gachasmigas en los días de matanza como guarnición del hígado. En los sitios donde había abundancia de hortalizas se acompañan con pimientos secos, coles fritas, ajos tiernos, habas, coliflor o acelgas.

En la Sierra en cambio, solía ser costumbre añadir patata en rodajas a los ingredientes. En las zonas más costeras las migas se combinaban a la perfección con sardinas saladas.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario