¿Cómo cocinar ‘crumble de albaricoque’?

Todas las semanas podréis averiguar cómo se elaboran las más célebres recetas cocinadas en los fogones ciezanos

Crónicas de Siyâsa

Las cocinas ciezanas han hervido durante generaciones con nuestras recetas tradicionales. Muchos estómagos se han llenado con ingredientes de la tierra cocinados con maestría e ingenio por las manos de nuestros antepasados. Esta es ‘crumble de albaricoque’.

Ingredientes:

500 gramos de albaricoques

100 gramos de azúcar

50 gramos de mantequilla

Harina

Modo de elaboración

El crumble se divide en dos partes en su confección, por un lado se prepara la fruta, en una especie de compota y por otro se realiza la masa tipo brisa que lo cubrirá.

En este caso la compota es de fruta única, pero puede hacerse con mezclas, o añadiendo pasas e incluso frutos secos. Los albaricoques se pelan y deshuesan, se ponen en una cacerola al fuego y se le añaden unos 50 gramos de azúcar y unos trozos de mantequilla, se dejaran al fuego hasta que se conviertan en una compota.

La masa de cubierta se prepara con azúcar, mantequilla y harina, procurando que la mezcla quede oleosa y granulada.

Cuando la fruta está preparada se dispone en una cazuela metálica o de barro, ya que debe pasar por el horno. La masa cubrirá la compota, no importa que queda como a pedazos porque el calor se encargará de unirla.

Ya cubierta la cazuela se pondrá en el horno, a unos 180º, hasta que quede dorada. Se esperará a que temple y se podrá servir. Resulta un postre atractivo para presentar en pequeñas cazuelas individuales, una alternativa a los clásicos flanes, pudiéndose degustar caliente o frío.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario