¿Cómo cocinar ALUBIAS CON ALMEJAS?

Todas las semanas podréis averiguar cómo se elaboran las más célebres recetas cocinadas en los fogones ciezanos

Crónicas de Siyâsa

Las cocinas ciezanas han hervido durante generaciones con nuestras recetas tradicionales. Muchos estómagos se han llenado con ingredientes de la tierra cocinados con maestría e ingenio por las manos de nuestros antepasados. Esta es ‘alubias con almejas.

Ingredientes para cuatro comensales

– 500 g de alubias blancas Cuchara

– 250 g de almejas

– 500 ml de caldo de pescado

– Unos dientes de ajo

– Una guindilla

– Una pizca de sal

– Y un chorrito de aceite de oliva.

Modo de elaboración

En tan sólo 20 minutos tendremos este plato listo para comer…

Se ponen las alubias en remojo en agua fría, durante la noche anterior.

A la mañana siguiente se escurren y se ponen a cocer procurando que las alubias estén siempre cubiertas de agua para que no suelten la piel. Una vez tiernas, se sazonan de sal y se siguen cociendo muy despacio.

En cualquier caso las alubias cocidas las lavamos bien para quitarles el agua de conservación (en el caso de las de bote) o su agua de cocción.

Una vez cocidas, las dejamos escurrir y seguimos con nuestra comida.

Cuando compremos las almejas las pondremos en agua con sal (para evitar que se mueran). Antes de cocinarlas las lavamos bien con cuidado de no romperlas.

Ahora en una cacerola ponemos un chorrito de aceite de oliva y cuando esté caliente incorporamos los ajos laminados de forma gruesa y la guindilla.

La cantidad de estos ingredientes depende del gusto de cada uno, para el mío personal unos 4 dientes de ajo pequeños y una guindilla es suficiente para esta cantidad de comida.

Hay otro detalle que me gusta hacer y es: no partir la guindilla, porque picaría muchísimo más y nos saldrían los trocitos en cada cucharada de guiso.

Una vez doraditos los ajos añadimos las almejas escurridas y esperamos que se abran.

Una vez abiertas las almejas echamos también las alubias que teníamos escurriendo.

Hasta el momento no hemos añadido sal, creo que lo mejor es hacerlo al final porque lleva caldo de pescado y almejas que puede ser que le aporten la sazón suficiente.

Solo nos falta agregar a la olla el caldo de pescado que es igual que esté frío o caliente porque tenemos los ingredientes ya cocinados.

La cantidad de caldo depende del gusto de cada uno, tenemos en cuenta que apenas va a reducir, si nos apetece que quede más caldoso ponemos más, si no, menos.

Al principio es posible que dudemos con las cantidades, ante esto lo ideal es echar el caldo poco a poco.

Dejamos cocer unos 5 minutos. Más que cocer es calentar, porque todos los ingredientes están cocinados.

Momento ahora de probar el caldito y rectificar de sal, en su caso.

Si eres amante de lo picante puedes agregarle una pizca de pimienta blanca que le aportará un picorcito que no se lo da ni la guindilla ni los ajos.

Una vez que esté a nuestro gusto, apartamos.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario