COAG-Cieza valora la campaña de frutales como “medianamente positiva”

La organización agraria hace un buen balance de la campaña “a pesar de la pandemia”

Crónicas de Siyâsa/COAG

COAG-Cieza ha emitido un comunicado con respecto a la finalización de la campaña de frutales.

“Esta campaña podría haber sido muy buena, si hubiera estado abierto el mercado de segunda, ya que la fruta dañada por el aire, ha tenido que derivarse directamente al zumo o incluso a la no aprovechable”, señalan. A pesar de la falta de producción en casi todas las variedades de las diferentes frutas, entre un 15 y un 18 %, subrayando que en el albaricoque ha llegado incluso al 25% en alguna variedad. Ha habido un 10% más de destríos y se ha podido constatar la falta de mano de obra, “debido al cierre de fronteras y el no tener libertad de circulación, ya que durante la recolección estábamos en plena pandemia, con el estado de alarma y las consecuentes restricciones”, apuntan. Aun así las liquidaciones han estado en cuanto a precios un 11% por encima de las del año anterior. “Aunque el año ha sido medianamente bueno, las empresas agrarias afrontan demasiados gastos, lo que afecta seriamente a la viabilidad de las mismas, a todo esto hay que unirle la problemática de mercados y la que genera el seguro de frutales cubriendo cada vez menos kilos y aumentado el coste para el productor, esto conllevará en un futuro próximo a la desaparición del seguro, ya que el productor no podrá asegurar, perdiendo así una herramienta fundamental para garantizar la subsistencia de la explotación frente a las adversidades climáticas”, señalan.

Desde COAG-IR Cieza, «reivindicamos diferentes peticiones como la construcción del puente que una ambas márgenes del río o el arreglo de los caminos rurales».

Solicitan, a su vez, al Ministerio de Agricultura una compensación económica, para el productor que proceda al arranque voluntario de un tanto por ciento de su explotación, con el fin de intentar estabilizar los precios en mercado, la creación de una retirada automática en cuanto los precios pagados al productor en mercado se igualen a los de coste de producción, fijando un precio de coste mínimo de producto y un estudio de coste de producción de frutales a nivel nacional, por variedades y regiones, herramienta necesaria para desarrollar una normativa que regule un precio justo de salida en mercado.

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario