Ciudadanos: ‘‘el gobierno abandona el Paseo Ribereño porque nunca le ha importado’’

La formación naranja denuncia que “la falta de mantenimiento y el desprecio por el entorno del Paseo Ribereño” obedece a que »nunca les ha importado y su abandono parece un acto premeditado»

Crónicas de Siyâsa/Ciudadanos

Ciudadanos afirma que el estado en el que se encuentra actualmente el Paseo Ribereño “es una responsabilidad compartida del concejal de Izquierda Unida y responsable del Departamento de Obras, Paco Saorín, y del edil de Economía Circular, Antonio Moya, además »parecen contar con el consentimiento del resto del Equipo de Gobierno del que forman parte, ya que el mantenimiento del mismo es obligación del Ayuntamiento de Cieza desde marzo 2016, fecha en la que se produjo un total abandono de la infraestructura civil y de su entorno natural».

La formación naranja explica que durante la pasada legislatura, fueron varias las mociones y requerimientos presentados en el Pleno con el fin de ejecutar un »plan de mantenimiento» que contemplara la renovación del mobiliario  en mal estado, la eliminación de arbustivas y cañaveral en las zonas de paso de peatones, la sustitución de las baldas degradadas de las pasarelas de nueva creación, el riego de las nuevas especies arbóreas para la recuperación del bosque de ribera, etc. »Pero al contrario de lo solicitado y prometido por el Equipo de Gobierno en innumerables ocasiones, nos encontramos con un entorno totalmente abandonado y destruido parcialmente».

A juicio de Cs »esta situación solo puede obedecer a que están dejando morir premeditadamente al Paseo Ribereño y su entorno, quizá porque nunca les ha importado, al menos, desde la recuperación realizada por ACUAMED entre los años 2015-2016». Prosigue el comunicado recriminando a los responsables gubernamentales que »ningún pretexto puede justificar la falta de inversión contemplada para esta área, ya que se trata de la zona de expansión y recreo por excelencia de nuestro municipio».

Destaca que la actuación más relevante realizada en los últimos años por el actual gobierno corresponde a la Concejalía de Medio ambiente capitaneada por Antonio Moya, “que trató de habilitar nuevos espacios de baño (playas fluviales), a lo largo del nuevo recorrido, y para ello recurrió al voluntariado ambiental, quizá en un intento de esquivar sus responsabilidades. El resultado, pocos años después, son unas playas fluviales invadidas por las cañas en las que, con mucha dificultad, se puede vislumbrar el cartel indicativo de la denominación del espacio».

 

 

Compartir esta noticiaShare on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter

Escribir un comentario